La Nueva España » Cartas de los lectores » El despropósito del nuevo acceso a la Universidad

El despropósito del nuevo acceso a la Universidad

5 de Febrero del 2017 - Susana Arias Gómez (Oviedo)

Escribo esta carta como profesora de 2º de Bachillerato y madre de una alumna de este mismo curso; y lo que me mueve a hacerlo es la preocupación y la indignación que siento especialmente tras las recientes reuniones en las que los responsables de la aplicación de las pruebas de EBAU 2017, inspectores de Educación y profesores de Universidad explican al profesorado la estructura de las pruebas a las que el alumnado asturiano que obtenga el título de Bachillerato y desee acceder a la Universidad tendrá que presentarse. La preocupación nace ya con la implantación de la LOMCE, cuyo currículo establece unos contenidos en 2º de Bachillerato, en varias asignaturas, considerablemente más amplios que el anterior, que ya eran, por cierto, suficientemente extensos como para tener a nuestro alumnado agobiado durante todo el curso. Esta preocupación crece cuando, ya comenzado el curso 2016-17, no se sabe nada de cómo va a ser el acceso a la Universidad. Por fin en noviembre, creo recordar, el nuevo ministro de Educación y también nuestro Consejero nos aseguran que el acceso a la Universidad se va a estructurar de manera prácticamente idéntica a la de cursos anteriores. A mí no me cuadraba mucho lo de "similar a la PAU" cuando el currículo era distinto, y mis sospechas las confirmó la jefa de Inspección cuando, en diciembre, nos recordó que el currículo de este curso era el currículo LOMCE y, por tanto, las pruebas de acceso versarían sobre esos contenidos. En ese momento, el consejero de Educación apeló a la sensibilidad de los responsables de la aplicación de las pruebas, en el sentido de que se harían ciertas acotaciones que permitieran que, efectivamente, las pruebas fueran similares a las de cursos anteriores. Bien, pues yo me preguntó: ¿dónde está esa sensibilidad? ¿Alguien ha pensado en esos alumnos y alumnas de 2º de Bachillerato que quieren acceder a la Universidad y que necesitan en algunos casos una puntuación alta, para acceder a los estudios que desean? Como ni en la Universidad, ni en el Servicio de Inspección Educativa lo deben saber, les voy a contar yo cómo es la vida de un estudiante de estas características: 6 horas en el Instituto asistiendo a clases, algunos días sin recreo o con una hora más porque hay un examen que lleva más de una hora; por la tarde, sentarse a estudiar y no parar hasta la hora de cenar. Cuando hay exámenes, o sea, casi siempre, después de cenar todavía hay que seguir estudiando: hasta las diez, once, a veces doce. Se intenta dormir 8 horas, pero desde luego no hay tiempo para hacer deporte, para seguir perfeccionando el inglés o para hacer cualquier otra actividad extraescolar. El fin de semana se procura salir si no hay muchos exámenes la semana siguiente (rara vez), pero, aun así, durante el día, mañana y tarde, encerrad@ en la habitación estudiando. Puentes, vacaciones se los pasarán estudiando. Y los profesores cada día apurando más, porque hay que dar más contenidos que los cursos anteriores. Y para colmo parece ser que las pruebas empezarán el 30 de mayo, ni siquiera se espera a junio como en años anteriores y como en el resto de comunidades.

Los organizadores de las pruebas no han tenido la sensibilidad de organizarlas de manera que no suponga un agravio para el alumnado de este curso 16-17, que tendrá que preparar un examen de Historia de España con muchísimos más contenidos, un examen de Matemáticas con un 25 por ciento de contenidos nuevos, un examen de Biología con... En fin, un despropósito. Por favor, no se intenten disculpar diciendo que se debe cumplir la ley básica que regula esta evaluación final, porque si hay voluntad de hacer las cosas bien, de escuchar al profesorado, de no perjudicar al alumnado, se pueden hacer las cosas de otra manera sin saltarse la ley.

Al final, como dijo una compañera en una de estas reuniones, los profesores nos vemos obligados a ir dejando cadáveres, es decir, a llevar un ritmo que algunos alumnos no pueden seguir, y los que pueden es a base de un esfuerzo que supera hasta las barreras de una vida saludable. ¡Qué pena y qué tristeza de educación!

Aun así, no quiero ceder al desencanto y quiero animar a todo el alumnado de 2º de Bachillerato a seguir esforzándose. Como profesores, creo que nos toca también poner todo el esfuerzo y el empeño en que nuestros alumn@s de este curso consigan sus objetivos. Debemos tener la sensibilidad que otros parecen haber perdido.

Cartas

Número de cartas: 22593

Número de cartas en Agosto: 106

Tribunas

Número de tribunas: 1238

Número de tribunas en Agosto: 7

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador

Archivo de Cartas