La Nueva España » Cartas de los lectores » Las verdaderas vacaciones

Las verdaderas vacaciones

12 de Agosto del 2017 - Ricardo Luis Arias (Aller)

Son aquellas que se disfrutan en el medio rural, el nuestro, el asturiano, en sus pueblinos y aldeas situados en el regazo de cumbres y montañas, en un ambiente entrañable de historia, leyenda, belleza y tipismo. Y el completo es el trato amable y servicial de sus gentes, de sus paisanos, ellas y ellos, siempre dispuestos a demostrar una calidad humana ejemplar, que es propia y característica del medio rural, en el que no hay contaminación alguna, ni ambiental, social o política. Que aquí abajo nos está haciendo tanto daño, sobre todo las dos últimas, que han destrozado por completo la paz social y nuestra convivencia y solidaridad. Y así nos van las cosas y así nos luce el pelo en esta sociedad tan materialista y deshumanizada.

Todo es completamente distinto, sí, en el medio rural, en donde las vacaciones y el verano no pueden ser mejores, más sanos ni más entretenidos, en los que uno descansa mejor y se encuentra a sí mismo. Y carga las pilas mejor que en ninguna otra parte. Dormir en la aldea, después de caminar y disfrutar por sendas y caminos, cruzar la verde profundidad de un bosque o ascender a una montaña es la mayor de las satisfacciones y gozadas. Noches diferentes a las de la ciudad, en las que el silencio más profundo lo invade todo, un silencio que se oye y hasta se palpa, mecido siempre por el canto lejano de grillos y cigarras.

Pero mucho mayor es la satisfacción y la gozada si uno pasa la noche al raso, bajo un cielo estrellado, al pie de la montaña que acabas de escalar o ascender. Bien embutido en el saco de dormir, contemplando la grandiosidad profunda y misteriosa de un firmamento con millones de estrellas y astros, vivos y rutilantes, que son frontera entre el hombre y lo que se esconde o existe al final del Universo, si es que tiene final. Y todo ello nos hace meditar, sentirnos mejor y más limpios espiritualmente. Esas noches al raso, bajo un firmamento tachonado de estrellas, de obligado reencuentro y meditación, uno jamás las podrá olvidar y son ya parte integrante de su larga y dilatada vida montañera, querida y entrañable, en nuestro paradisiaco medio rural asturiano.

Y en él, sí, el mejor lugar para veraneo y vacación, cargando pilas y revitalizando el corazón. Completo, estimado lector.

Cartas

Número de cartas: 23183

Número de cartas en Octubre: 230

Tribunas

Número de tribunas: 1260

Número de tribunas en Octubre: 6

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador

Archivo de Cartas