La Nueva España » Cartas de los lectores » Doce horas en una silla de ruedas con 87 años

Doce horas en una silla de ruedas con 87 años

16 de Septiembre del 2017 - José Ramón Fernández Fernández (Anleo, Navia)

El pasado 30 de agosto, alrededor de las 10 de la mañana, llevamos a mi tía Piedad Pérez, de 87 años, con un volante del médico de cabecera de Luarca, al servicio de urgencias del Hospital de Jarrio, aquejada de fuertes dolores en ambas rodillas.

Una vez recibida en Triaje, la pasan a la sala de espera en silla de ruedas y nos dicen que esperemos allí.

Allí permaneció, en la silla de ruedas, hasta las 22.30 de la noche, sin ningún tipo de atención médica –aunque se avisó varias veces al personal sanitario presente (celadoras y recepcionista) de que necesitaba medicación cada cuatro horas–, pero se pasó el día sin Sintrom y sin otro tipo de alimento y bebida porque “no podía tomar nada hasta que la viese el doctor”.

En un momento dado de la tarde, alrededor de las 17 horas, se solicita ayuda a los celadores para llevarla al baño. La respuesta de una de las celadoras fue: “Nosotros no estamos aquí para limpiar el culo a los viejos”. En ese momento, en el cuarto de celadores había cuatro o cinco personas muy ocupadas jugando a las cartas, viendo la televisión y ¿fumando? Parece ser que éstas sí son sus competencias y para eso sí que les pagamos todos.

A las 22 horas aproximadamente exijo la presencia del jefe de guardia. Eso parece ser que les causó una cierta sorpresa puesto que se intercambiaron miradas y se hizo el silencio. Después de una espera de unos 20 minutos se presenta dicho jefe y, ante mi protesta, dice que es que hubo muchas urgencias, pero que, casualmente, va a pasar en cinco minutos. Y así sucedió. A partir de ahí el trato fue totalmente correcto por todo el personal médico y enfermeras de urgencias.

Es entendible que el problema no fuese urgente. Pero no se puede olvidar que la paciente acude al hospital porque la envía su médico de cabecera, que tiene 87 años y que necesita ayuda para su movilidad y se le suministre la mediación adecuada.

Si no la puede atender o se prevé un retraso, avisen a la familia para que se la lleve y la traiga en otro momento o incluso otro día. Pero es intolerable que se mantenga en una silla de ruedas en la sala de espera durante más de doce horas a una persona en esas circunstancias.

Es, sencillamente, inhumano.

En los últimos tiempos en este hospital cada vez la atención es peor. No hay médicos, se retrasan las consultas, los médicos que envían a pasar las consultas llegan cuando quieren y los pocos que quedan parecen estar pasando de todo.

¿No se estará procediendo a un cierre encubierto del hospital? ¿Dónde están los políticos de uno y otro bando que dicen representarnos?

Si no denunciamos lo que está ocurriendo, no nos quejemos luego cuando ya no haya solución.

José Ramón Fernández Fernández

Navia

Cartas

Número de cartas: 23510

Número de cartas en Noviembre: 210

Tribunas

Número de tribunas: 1274

Número de tribunas en Noviembre: 11

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador

Archivo de Cartas