La Nueva España » Cartas de los lectores » Tribuna » México y Asturias, la memoria afectuosa

México y Asturias, la memoria afectuosa

11 de Noviembre del 2017 - Carlos Cuesta

México es una nación sorprendente y llena de paradojas.Un país de contrastes, porque México es el más meridional de América del Norte y el más septentrional de América Latina, una historia milenaria, civilizaciones que siguen manteniendo y enriqueciendo su cultura con la emoción española por bandera. Y hablar de México es sentir la memoria afectiva de infinidad de asturianos que recalaron en ese gran país en los siglos XIX y XX en busca de mejores oportunidades de vida y esperanza de futuro. Y actualmente esa mexicanidad nativa tiene mucha impronta y rasgos astures. En cualquier estado de los 32 existentes en la República Mexicana siempre aparece un empresario o trabajador asturiano que un día decidió tomar el primer vapor del puerto del Musel y lanzarse a ese territorio de ultramar alcanzando, tras muchos días de navegación, la ciudad marítima de Veracruz en el golfo de México, en ese Atlántico cautivador y sentido. Y precisamente Veracruz, la Villa Rica de Hernán Cortés, es el lugar donde muchos españoles y asturianos ven pasar la vida desde hace décadas cumpliendo con su labor profesional y regentando negocios prósperos como los referidos a la hostelería, el cuero, la industria ferretera, la alimentación o los servicios hosteleros, entre otros. En esta ciudad jarocha del danzón y la bamba, el asturiano vive una vida feliz en su condominio de sentimiento y obra. El mundo de la hostelería sobremanera en la próxima ciudad residencial de Boca del Río tiene marca del Principado y son muchos los restaurantes y palapas que llevan el marchamo astur. Y la calidad en sus productos es la tónica general para los amantes de una cocina distinta de la nativa. Nunca faltan la sidra y todo lo relacionado con la fabada y las buenas carnes. Eso sí, siempre de aperitivo con cualquier condumio que se precie, con el mezcal o el tequila, bebidas obligadas para un sabroso menú. Y el hotel Imperial, el más antiguo de todo México y ubicado en el Zócalo veracruzano, está regentado por la familia Canteli, oriunda de Bimenes y con negocios variados en Ciudad de México y en Puebla. La gerencia y dirección la controla el ovetense Alfredo Fernández Lamuño.

Y si nos acercamos a la capital de la República, en el moderno barrio de Polanco se encuentra el restaurante La Mallorquina, regentado con soltura y estilo por el empresario carbayón Carlos Arrieta. Su local es actualmente la referencia de la cocina española y asturiana en Ciudad de México. Acercarse por este local una noche cualquiera es disfrutar de España y de Asturias en el corazón de la gran urbe. Y sus combinados, caso de los gin-tonic, los más genuinos de la ciudad. Comprobado y refrendado una noche de mayo con parada obligada en DF, hoy CDMX, camino de Guanajuato.

Muy cerca de la capital, en la bella ciudad de Cuernavaca, la población de la eterna primavera, se encuentra Casa Hidalgo, en pleno Zócalo urbano. La familia Ordóñez, de Nava, con Ana y su marido a la cabeza, convierte este estupendo restaurante en una casa de comidas donde el mestizaje es la base de sus platos y la hospitalidad de sus propietarios hace de este establecimiento en casi una embajada española y asturiana de nivel. En la parte sur de la ciudad está la mejor taquería del estado de Morelos. Se llama El Chiringuito y lo dirige Carmen Ordóñez, naveta de pro y madre de Ana, de Casa Hidalgo, y una institución en la ciudad de Cuernavaca. Sus tacos de pastor, sus carnes y sus chilaquiles atraen a gentes de todo el estado y de Ciudad de México a probar esas ambrosías de la cultura culinaria mexicana. Y en las noches siempre acude cualquier indigente a la mesa del restaurante; porque Carmina es solidaria, bondadosa y una persona de altura de miras. Así es tan querida en esta ciudad cosmopolita y animada. Comprobado y refrendado.

Gentes de Llanes, Colombres, Cabranes, Piloña, Sobrescobio, Laviana o Cabrales conviven en esta nación de acogida, tierra de promisión en su día y momento de vivencias y de nacionalidad íntima. México y Asturias es la relación perpetua, de siempre; una simbiosis de ánimo, entusiasmo y querencia. Un país un tanto desorganizado pero mágico, colorista, alegre, festivo y espectacular en su esencia y sensaciones. Sus habitantes lo demuestran todos los días del año. Una gran educación en el trato y una forma muy tranquila de entender la vida. Ahorita, cuate. Y es que Cantinflas sigue vivo en cualquier cantina, en cualquier palapa, en cualquier antro. Yo así lo observo.

Cartas

Número de cartas: 23513

Número de cartas en Noviembre: 213

Tribunas

Número de tribunas: 1274

Número de tribunas en Noviembre: 11

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador

Archivo de Cartas