La Nueva España » Cartas de los lectores » Tribuna » Sed una Iglesia más fraterna sin fariseos!, nos pide Jesús desde la cruz

Sed una Iglesia más fraterna sin fariseos!, nos pide Jesús desde la cruz

11 de Noviembre del 2017 - José Fuentes y García-Borja

¡Duras palabras las que acabamos de oír desde los labios de Jesús contra los escribas y fariseos! Los profetas se enfrentaron más de una vez con aquellos malos sacerdotes del templo de Jerusalén: Malaquías censuró la corrupción religiosa dirigiéndose a los sacerdotes que ni cumplían la ley de Dios ni la enseñaban a los fieles –no me extraña que fueran a por Jesús–. ¡Admirable valentía y libertad con que Jesús se dirige a aquellos religiosos de su época. Los fariseos sobresalían por la observancia meticulosa de los 603 preceptos añadidos a los 10 de Dios; en la actualidad los judíos más conservadores e integristas hacen lo mismo. Lo que Jesús les rebate es: 1) en primer lugar, su deseo de prestigio y poder: ocupar los primeros puestos en banquetes, en la sinagoga y en el templo; 2) sentirse superiores a los demás; 3) su vanidad y gusto por “aparentar” santidad rezando en las esquinas de las calles para que los vean; y 4) su orgullo de “casta” que les hacía despreciar al pueblo sencillo.

Jesús les condena que hayan hecho de la religión y del culto una profesión y no “una vida al servicio de los demás”. Pero lo que peor llevaba Jesús era su constante hipocresía: “Decían una cosa y hacían otra”: la diferencia entre sus palabras y sus obras, entre lo que ellos hacían y lo que mandaban hacer a los demás. Jesús soportó las zancadillas que le pusieron, las críticas que le hicieron, incluso a los que lo traicionaron –entre éstos, Judas–, pero nunca a los hipócritas. “Jesús fue siempre coherente entre palabras y obras. Jesús fue el más rotundo ‘sí’ a Dios padre a lo largo de los siglos”. Defectos parecidos, farisaicos más o menos los tenemos nosotros; la Iglesia está realizada por hombres y mujeres, débiles porque somos de carne y hueso: muchas veces los cristianos no estamos a la altura del que es humilde, sincero y con gran amor a la Iglesia. Mirando a su vida, Jesús quiere una Iglesia más fraterna: que “estimamos más lo que nos hace hermanos y lo que nos une que lo que nos diferencia...” (me parece oír a San Juan XXIII mirando con amor a nuestros “hermanos separados”); que para un sacerdote sea más importante sentirse hermano de todos porque hemos recibido el Espíritu Santo (que sigue en nosotros desde el mismo bautismo, y así todos somos hijos del mismo Padre. Bien lo expresó San Agustín cuando dijo a sus fieles de Tagaste y cuando visitaba comunidades de monjes/as “Soy ‘hermano con’ vosotros y ‘obispo para’ vosotros”. Hoy lo que más nos urge a los cristianos es “decir menos y hacer más”, escasear en palabras y abundar en buenas obras; de ahí Cristo nos dice hoy “el Evangelio es para vivirlo atendiendo pobres, enfermos, niños y ancianos abandonados... llenos de misericordia abrir nuestros brazos abarcando con nuestra mirada todas las gentes, pueblos, razas (creyentes o no) en horizonte circular; todo eso es cristiano si perdono al que me ofendió o me hizo daño y siempre al lado de los más débiles. Basado en un poema de Gerardo Diego terminé aquel “Buenas noches”: Te vi cuando era niño de ojos limpios; pon en ellos dos gotas frescas de fe y, aún hoy, con 84 primaveras, te volveré a ver.

José Fuentes y García-Borja

canónigo de la Catedral

Cartas

Número de cartas: 23513

Número de cartas en Noviembre: 213

Tribunas

Número de tribunas: 1274

Número de tribunas en Noviembre: 11

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador

Archivo de Cartas