La Nueva España » Cartas de los lectores » Tribuna » La puntilla al carbón

La puntilla al carbón

14 de Noviembre del 2017 - Adrián Pumares Suárez

Decía el escritor francés Jean-François Revel que la primera fuerza que dirige al mundo es la mentira. Y precisamente apoyarse en la mentira es lo que han hecho PSOE e Izquierda Unida desde hace décadas con relación al carbón. En cada campaña electoral, los socialistas y los comunistas han agitado las banderas de la resistencia minera y se han autoproclamado únicos defensores del carbón autóctono; en cada convocatoria electoral, la izquierda ha apelado al carbón y al corazón de los mineros para conseguir réditos políticos. Sin embargo, estos partidos han estado diciendo una cosa a los mineros y votando la contraria tanto en Madrid como en Bruselas.

Pero es sabido que es imposible engañar a todo el mundo durante todo el tiempo, y, como cualquier otra mentira, ésta también ha llegado a su final. El 24 de octubre, Unidos Podemos, esa populista coalición de Podemos e Izquierda Unida, llevaba al Congreso de los Diputados una iniciativa que contempla el cierre de las centrales térmicas en el año 2020. Resulta evidente para cualquiera que no actúe con sectarismo y ventajismo que sin térmicas no hay ninguna opción para la supervivencia de la minería, independientemente de que el carbón autóctono sea rentable o no lo sea. A esta disparatada propuesta se unieron el PSOE y Ciudadanos, además de partidos regionalistas y nacionalistas como Esquerra Republicana, PDeCAT, Compromís, UPN, Bildu y Nueva Canarias.

Entre los diputados que votaron a favor del cierre de las térmicas en 2020 se encontraban los diputados asturianos de PSOE (Adriana Lastra y Natalia González), Unidos Podemos (Sofía Castañón y Segundo González) y Ciudadanos (Ignacio Prendes), los cuales, como era de esperar, obedecieron sin rechistar las órdenes de sus partidos, y colaboraron con sus votos a dar la puntilla a la minería del carbón.

Además de la traición de los cuatro diputados de la izquierda asturiana, a los que se sumó el oportunista Ignacio Prendes, resulta también llamativa la nula influencia que el flamante líder de la Federación Socialista Asturiana y presidente de la Asociación de Comarcas Mineras (ACOM), Adrián Barbón, ha tenido en la decisión tomada por su partido. De poco sirven las declaraciones altisonantes y sus excusas afirmando que tanto él como el PSOE defienden sin reparos la minería del carbón: tras la retirada de Javier Fernández de la secretaría general del PSOE astur, la influencia de la Federación Socialista Asturiana en el PSOE nacional se ha visto enormemente mermada. Barbón no ha logrado tan siquiera lograr que sus dos compañeros asturianos en el Congreso se abstuviesen.

Renunciar a las térmicas, y por tanto al carbón, supone renunciar a la producción autóctona en el mix energético nacional, con el consiguiente aumento en el recibo de la luz cuando haya puntas fuertes y con la consiguiente pérdida de empleo que esto acarrearía. Pero aún más grave y dramática que la decisión del PSOE de renunciar al carbón, y por tanto de apostar por la desertización de las Comarcas Mineras, es la mentira constante a la que los líderes socialistas pretenden someter a los asturianos. Las palabras de Pedro Sánchez afirmando que su partido “mantendría su apoyo a las cuencas mineras y al carbón autóctono”, apenas unos días después de darle la puntilla en el Congreso de los Diputados, suponen una nueva falta de respeto del PSOE a los asturianos. La humillación es todavía mayor cuando el líder de los socialistas asturianos, Adrián Barbón, sigue siendo presidente de la Asociación de las Comarcas Mineros y concejal en un municipio eminentemente minero como Laviana. ¿De verdad podrá mirar Barbón a los ojos a sus compañeros de ACOM o a sus votantes lavianeses?

Los representantes regionales de PSOE, Podemos e Izquierda Unida deben una explicación urgente a los asturianos, pero muy especialmente a todas las generaciones de mineros que han quemado su vida y su salud arrancando el carbón de las entrañas de la tierra y ahora ven cómo los partidos a los que han votado durante toda una vida los han traicionado, dando la puntilla al carbón autóctono y apostando claramente por la desertización de las comarcas mineras. Si estos representantes políticos van a someterse dócilmente a las decisiones tomadas por sus órganos de dirección, donde Asturias apenas cuenta, aunque estas decisiones afecten negativamente a los ciudadanos a los que han prometido representar, deberían decírselo a sus posibles votantes, para que lo tengan en cuenta a la hora de acudir a las urnas en la próxima cita electoral.

Cartas

Número de cartas: 23513

Número de cartas en Noviembre: 213

Tribunas

Número de tribunas: 1274

Número de tribunas en Noviembre: 11

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador

Archivo de Cartas