La Nueva España » Cartas de los lectores » Un padre y un trabajador ejemplar

Un padre y un trabajador ejemplar

6 de Enero del 2011 - Patricia Fernández Muñiz (Oviedo)

Ante todo me presento: mi nombre es Patricia Fernández, soy la única hija de Jose Antonio Fernández más conocido como Jose "el relojero" ya que hasta hace 3 años y desde hacía 43 era el relojero oficial de la Relojería García (antes Relojería Francisco García). Escribo esta carta por dos razones: porque necesito desahogarme y porque tengo la esperanza de que a alquien le remuerda la conciencia.

Mi padre comenzó a trabajar en la Relojería cuando apenas contaba 14 años de edad (ahora tiene 60), ni que decir tiene que eran tiempos duros y que la gente empezaba a trabajar muy pronto para llevar dinero a casa. Inicialmente era "el mozo de los recaos" como se conocía popularmente a un tipo de trabajo en que valías para todo y no sabías lo que era decir que no; muy mal no lo debió hacer cuando pocos años después, y una vez jubilado el relojero que tenían hasta el momento, mi padre se hizo cargo de ese puesto hasta el 23 de febrero de 2008 sumando un total de 43 años trabajados y cotizados en dicha empresa. Ese día la Relojería original sita en Doctor Casal cerró sus puertas ante el inminente derribo del edificio no sin antes prometer a los dos únicos empleados que reaabrirían en una zona próxima y que, por supuesto, contarían con ellos para su nueva andadura profesional en la que disolvían una sociedad creada hace muchos años por el patriarca de la familia y que ahora gestionan alguno de sus hijos. Esto no fue así, mi padre, un hombre trabajador y honrado que me merece el mayor de los respetos se vio obligado a solicitar la prestación por desempleo por primera vez en su vida, tuvo que ver y sufrir el paso de los meses sin que nadie contase con él, sintiéndo cómo le habían dado de lado y como de alguna manera se estaban burlando de él. La prestación finalizó en febrero de 2010, en septiembre de ese mismo año y después de hilar muy fino consiguió una prejubilación (ya que cumplía 60 años) con unas condiciones relativamente buenas. Hace unos días recibió llamada de "alguien" de la Relojería para que pasase a recoger los pocos objetos personales que allí le quedaban que suponen para él el fin de una carrera profesional y personal intachable; todo por negarse a una petición de lo más ofensiva y miserable que ni tan siquiera merece mención alguna.

No es que no necesitaran de sus servicios simplemente es que hay cosas mucho más baratas que un contrato laboral.

Quisiera decir a esas dos o tres personas que gestionan el negocio que tendrán mucho dinero pero muy poca clase, que cada día están más lejos de tener la educación y honradez de un hombre como mi padre que durante toda su vida solo ha sabido trabajar y luchar para sacar a su familia adelante, es decir: a mí y a mi madre. Me apetecería decir muchas más cosas algunas incluso ofensivas pero por respeto a mi padre no lo haré, ya que ha dedicado muchas horas de su vida en hacer de mí una persona buena, educada y, como él dice, "que pueda moverme por la vida".

Pero que quede claro que no pienso nada bueno de las personas que humillan y pisotean a mi familia.

Papi, eres el mejor padre que podría haber tenido. Gracias por pelear tanto por nosotras y con nosotras porque sin tus esfuerzos yo no estaría aquí (y tú lo sabes), por cuidarnos tanto y a mí por educarme tan bien, inculcándome valores tan importantes y a la vez tan perdidos hoy en día como la honradez, la capacidad de trabajo, el amor a la familia, la amistad, etc. Te quiero mucho papi. Ahora te toca disfrutar de una jubilación más que merecida después tantos años de trabajo y lucha. Te lo mereces!

Cartas

Número de cartas: 19074

Número de cartas en Mayo: 205

Tribunas

Número de tribunas: 1100

Número de tribunas en Mayo: 8

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador

Archivo de Cartas