Qué bien nos han sentado estos 40 años de democracia! Permitidme que inicie estas líneas con una afirmación tan rotunda. La democracia es sinónimo de progreso económico, igualdad, transformación urbana, servicios públicos universales, europeísmo… En 40 años hemos transformado el país, hemos cambiado cada una de las instituciones y territorios… pero también hemos cambiado cada uno de nosotros y nosotras.

Me gustaría destacar dos cambios fundamentales:

En primer lugar, la transformación urbana llevada por las ciudades, que -como Avilés- se han modernizado y embellecido, se han creado espacios de convivencia, dinamizado la vida cotidiana de lugareños y visitantes, y sacado un gran partido a los recursos y al talento y creatividad de ciudadanos y ciudadanas. Es un proceso que no tiene fecha de caducidad; en Avilés nos encontramos inmersos y en plena faena para continuar siendo un territorio atractivo para la inversión productiva y para la investigación, y amigable y amable para la vida diaria.

Un hito, quizá el más significativo, ha sido la igualdad y el avance de las mujeres en los espacios de decisión

En segundo lugar, quiero referirme a otro hito destacado, puede que el más significativo, de estos 40 años: la igualdad y el avance de las mujeres, que nos ha permitido incorporarnos a espacios de decisión y ser protagonistas de nuestras vidas y trayectorias profesionales.

Ha sido posible gracias a la labor del movimiento feminista y al compromiso político de muchas mujeres progresistas. En los últimos meses y días se ha visibilizado de manera contundente en las ciudades de toda España y en hitos como el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, con presencia mayoritaria de talento y profesionalidad femenina. Se evidencia también, en el ámbito periodístico, con una mujer como Ángeles Rivero al frente de este diario, a la que se acaba de sumar Soledad Gallego-Díaz como directora de “El País”. Hitos que ejemplifican los avances de la mujer y que nos sirven de estímulo para afrontar nuevos retos.

Termino felicitando a Prensa Ibérica por estos 40 años de información y a LA NUEVA ESPAÑA por su fortaleza entre los grandes diarios españoles.