Las efemérides nos invitan siempre a la reflexión y casi resulta inevitable cuando el cumpleaños va parejo al de nuestro sistema democrático. El grupo editorial Prensa Ibérica ha nacido y crecido con la democracia como ejemplo de una prensa libre y comprometida con los valores del nuevo Estado. Quiero aprovechar estas líneas para felicitar y dar las gracias a todos los hombres y mujeres que trabajan diariamente para que todos estemos informados con rigor y profesionalidad.

Decía García Márquez que la ética debe acompañar al periodismo como el zumbido al moscardón. Es una regla vital que se vuelve imprescindible en una sociedad cada vez más compleja y que avanza a un ritmo vertiginoso. Nuestro mundo cotidiano tiene poco que ver con el de 1978 en todos los sentidos y los medios de comunicación han sido los encargados de contar ese cambio apasionante.

La irrupción de las nuevas tecnologías de la información ha revolucionado totalmente los mecanismos de comunicación con la ciudadanía y el desafío para los medios convencionales ha sido y es muy importante. El campo de juego de internet representa un nuevo escenario en el que los profesionales de la información deben hacer valer el rigor y la veracidad como señas de identidad del verdadero periodismo.

Internet representa un nuevo escenario en el que los profesionales de la información deben hacer valer el rigor y la veracidad

No me cabe duda que en los próximos 40 años Prensa Ibérica y su cabecera asturiana, LA NUEVA ESPAÑA, afrontarán este reto con el compromiso ético que les ha caracterizado desde su nacimiento.

Como Alcalde y ciudadano creo en la labor de una prensa libre como un elemento imprescindible en nuestro país para garantizar no sólo la libertad de expresión, sino también la crítica rigurosa y el necesario control a la acción de gobierno que ejercemos.