Toles persones qu’estos díes festexamos los cuarenta años de Prensa Ibérica venimos sorrayando’l fechu de la coincidencia del nacimientu d’esta empresa cola promulgación, n’avientu de 1978, de la Constitución Española (CE): nacía una nueva empresa periodística y facíalo enfotada nel retu que representaben, llueu de tantos años de dictadura, la llibertá de prensa y la democracia parllamentaria.

Cuando en 1984 la editorial mercaba’l periódicu La Nueva España, n’Asturies llevábemos tres años d’Estatutu d’Autonomía, un marcu xurídicu que convertía al Principáu en Comunidá Autónoma y nel que s’afitaba la promoción del usu del asturianu nos medios de comunicación.

A lo llargo’l tiempu La Nueva España foi enanchando’l so papel y la so influyencia como muérganu de comunicación independiente y atentu a informar y a analizar, acordies lóxicamente cola so llinia editorial, la actualidá asturiana. Nesisen, l’atención del periódicu fixóse munches vegaes na política cultural y llingüística desendolcada n’Asturies dende la transición política. Equí hai que dicir que siguió -y sigue tovía güei- una práutica de la pluralidá informativa que dacuando pue “fadiar” a unos o a otros, pero que siempre acaba dando xuegu al contraste de postures y opiniones.

En tou casu, la rellación de La Nueva España cola llingua y la cultura d’Asturies trespasó a vegaes los calces meramente informativos y féxose evidente con proyeutos tan emblemáticos p’Asturies como’l que representó’l monumental “Diccionario General de la Lengua Asturiana”, obra de Xosé Lluis García Arias (Caderalgu de Filoloxía de la Universidá d’Uviéu y primer presidente de l’Academia de la Llingua Asturiana).

¿Podría La Nueva España amosar un mayor compromisu cola llingua asturiana? De xuru que sí. Dende llueu, ello sedría especialmente importante nestos momentos nos que s’abren nuevos calces de dignificación pal asturianu al traviés de les previsiones constitucionales recoyíes nelartículu 3.2 de la CE. Y nun hai mayor compromisque’l d’usar la llingua como vehículu normal d’espresión. Yo sí imaxino a La Nueva España emplegando, por exemplu, la llingua asturiana como una opción pal llector na so edición dixital. Eso sí sedría una forma d’afondar nel so compromisu col futuru cultural d’Asturies.