Cuarenta, los que los cumplimos hace algunos años sabemos que no es una cifra cualquiera. Hay quien dice que entras en una crisis existencial, otros pensamos que estás en lo mejor de la vida, miras atrás y contemplas lo vivido como una experiencia clave para el futuro. El futuro, ese lugar lejano al que se llega en tren de alta velocidad, esa estación que aunque, pensemos que está lejos, nunca sabemos dónde se encuentra la siguiente, o la última. Ahí está lo bonito de cumplir años.

Esa tremenda incertidumbre es parte consustancial de la vida. “No se engañe nadie, no, pensando que ha de durar lo que espera más que duró lo que vio”, que decía Jorge Manrique. Por eso, cada año, cada aniversario, cada experiencia vivida, es motivo de celebración. Vivimos épocas de cambios, cambios importantes.

En lo deportivo, cumplimos 5 años al frente de este proyecto. Con las ilusiones intactas y un futuro con un objetivo claro, llegar al lugar del que nunca debimos irnos. En lo periodístico, vivimos épocas de mudanza, del papel a los “ceros y unos”… pero la información veraz y objetiva nunca dejará de ser el objetivo final, sea en celulosa o virtual. Nunca olvidemos esto. Personas informadas fielmente podrán tomar decisiones acertadas. 40 años, 40. Años de información en Prensa Ibérica, años en los que hemos vivido el nacer de una democracia, ya madura, hemos vivido cambios importantes y nos han contado noticias de todo tipo. Desde el ascenso del Real Oviedo allá por los ochenta, a nuestra participación en la Copa de la UEFA, años de alegrías y de desesperación. De descensos administrativos y deportivos, de cifras económicas malditas. Años de recuperación de la ilusión por mor de una revolución social de nuestros aficionados, los conocidos y los nuevos, por la llegada del Grupo Carso, esa luz en las tinieblas financieras. Ese salvavidas, sin el cual nos hubiéramos ahogado, después de nadar como locos, cerca de la orilla. Años de nuestro retorno, parecía imposible tras doce años de lucha, al fútbol profesional.

¿Cuánto nos queda por delante? Nadie lo sabe, lo que sí sabemos es que en nuestra mano está afrontarlo con toda la ilusión y las ganas del mundo.