Felicidades a Prensa Ibérica en su 40.º cumpleaños porque ha sabido evolucionar hasta nuestros días en este difícil tránsito en el que se ha convertido el mundo de la información en general y del periodismo en particular.

Desde aquel 1978, cuando Editorial Prensa Canaria se convertía en cimiento de lo que actualmente conocemos, el proyecto se ha transformado en una viva y fecunda realidad empresarial en la que ha ido creciendo como testigo de cuanto le rodeaba, haciendo relato desde todos los ángulos de cuantos cambios ha ido protagonizando nuestra sociedad contemporánea.

Nuestro Sporting ha formado también parte importante de ese devenir, convertido en portada y cabecera en multitud de ocasiones. Lo fue primero desde las páginas del gijonés diario “Voluntad”, que acabó fundiendo sus líneas entre las luego perdurables de LA NUEVA ESPAÑA, extendidas al ámbito regional y multiplicadas a través de sus prolíficas ediciones, tal y como ahora las conocemos.

Soporte y contenidos han transitado a lo largo de los años y esperemos que sean muchas más las velas que sigamos soplando al amparo empresarial de Prensa Ibérica, que sigue evolucionando a la par que lo hace el periodismo como parte esencial de nuestra sociedad.

Consciente de esa imparable evolución, Prensa Ibérica apoya su día a día en la nueva tecnología, pero sin olvidar nunca el prolífico capital humano que hace posible el todo. Durante los 40 años de tránsito por este mundo de la información han sido muchos los profesionales que han puesto su firma a un trabajo que se muestra imperecedero en la hemeroteca, convertida en fiel testigo de cuanto ocurre a diario a todas las escalas, ya sea local, regional, nacional o internacional.

Para muchos de ellos, desaparecidos ya, nuestro recuerdo y especial cariño, porque han hecho que su testigo profesional haya podido llegar hasta nuestro día.

A la felicitación por la efeméride quiero añadir mi ánimo para que el ejercicio que supone ser una empresa informativa siga sustentado en la vocación de la objetividad como parte de un servicio a la sociedad de la que forma parte como uno de sus principales soportes.