La doctora Adrienne von Speyr, psiquiatra y teóloga suiza, tiene una obrita en la que compara la vida a un viaje en tren. Asomados al ventanal de nuestra edad vemos que pasan los años como pasan los paisajes con todos sus climas. El viaje es el mismo, es único quien en primera persona va recorriendo etapas, tantos los compañeros de viaje que nos acompañan buena parte del trayecto, y distintas las circunstancias que aparecen durante el tiempo de ese trayecto vital. Nuestro ventanal se torna en escenario de lo que nos acontece por dentro y por fuera. Es una metáfora hermosa de lo que la vida es. Vale como examen de conciencia, motivo de agradecimiento y acicate de renovación.

No podemos ser nostálgicos de paisajes pasados, ni temerosos ante paisajes en porvenir, ni ser rehenes de los túneles que atravesamos, ni pretender parar el tren por la seducción del oasis en un momento dado. No podemos descarrilar ni equivocar la dirección justa que nos lleva a la estación de llegada que coincide con nuestro destino providencial.

El número redondo de 40 años, verdadera referencia bíblica, hace que estos ocho lustros nos permitan asomarnos a ese ventanal que es un periódico. Prensa Ibérica nos ha ido brindando paso a paso tantos paisajes que han ido apareciendo en la vida de un país como España, una región como Asturias, y una Iglesia como la comunidad cristiana.

Felicito a Prensa Ibérica por estas cuatro décadas al servicio de la información que nos ha regalado

Es rico este periodo en sueños sin quimeras, audacias responsables, y convivencia tejida de diálogo y tolerancia, poniendo lo mejor de nosotros mismos al servicio del bien común, de la libertad y de valores como la vida en todos sus tramos, la educación sin ninguna manipulación y la familia como santuario de bondades, para que el viaje siga su curso hacia su destino último, que coincide con el hogar de Dios.

Felicito por este cumpleaños de cuatro décadas al servicio de la información que Prensa Ibérica nos ha regalado acercando las buenas noticias y las que no lo son tanto, la vida real que a diario entre todos escribimos.