80 Asturias 4.0

Una apuesta por la transformación digital y por un polo de la economía del conocimiento para mejorar las organizaciones empresariales, las administraciones públicas y las vidas de las personas, contribuyendo a la reducción de las desigualdades sociales

Asturias 4.0
Alicia Veira
Directora del Cluster TIC Asturias

La economía del conocimiento es una economía basada en la información, las comunicaciones y la innovación tecnológica, y por tanto, una oportunidad clave para luchar contra el desempleo juvenil y fomentar el crecimiento económico. Combate el desempleo juvenil, por ser intensiva en capital humano de alta formación y tecnología. Fomenta el crecimiento económico, porque se trata de una economía que estimula la habilidad de inventar e innovar con el fin de generar nuevos conocimientos, y promueve ideas que se convierten en productos, procesos y organizaciones capaces de impulsar el desarrollo para, así, crear bienestar y resolver dificultades económicas en la sociedad. En definitiva, desarrolla con más intensidad actividades de innovación, digitales y comunicación (uso de internet) e información -intensivas en capital humano de alta formación y tecnología- que registran una mayor renta por habitante.

Las comunidades autónomas que invierten más en economía del conocimiento han resistido mejor la crisis en términos de renta (mayor por habitante), productividad y empleo (de mayor valor añadido).

En estas economías la transformación digital en las empresas es una cuestión de supervivencia que requiere contar con personas que lideren el cambio, y con la involucración de los máximos responsables de las compañías para apoyar el proceso, impulsarlo y, sobre todo, ayudar en los momentos más críticos y conflictivos a la hora de tomar decisiones. Una estrategia digital es fundamental. Son imprescindibles mentalidades que prioricen las soluciones digitales, experimenten e innoven de manera sistemática para reinventarse y reorganizarse rápidamente en torno a las nuevas oportunidades digitales, faciliten a los empleados el acceso a los datos y los involucren en la resolución de los problemas de las compañías.

La transformación digital de los procesos empresariales contribuirá a optimizar su rendimiento, facilitando el acceso a la información y disminuyendo los costes derivados del almacenamiento y tratamiento del papel. Por otro lado, la transformación digital de los modelos de negocio ayudará a crear nuevos productos y servicios, procesos de compra mejorados que integrarán el mundo físico con el mundo online y operaciones ágiles que utilizarán información del cliente y de terceras partes. En todos los casos, la transformación digital supondrá un incremento en los resultados de las compañías. Pero sobre todo un uso óptimo de las tecnologías digitales se traduce en beneficios sociales, como el control en remoto de pacientes crónicos y personas mayores, transporte inteligente que gestione atascos, accidentes y energía, etcétera.

Existen medios que facilitan la digitalización y barreras o frenos que pueden dificultarla. Una gestión eficaz y eficiente permitirá a las organizaciones diferenciarse y lograr competir con éxito.

Entre los medios facilitadores se encuentran las grandes áreas de macrotendencias tecnológicas que, a nivel global, están impactando en la economía digital y que tienen implicaciones en todos los sectores económicos en que se encuentran:

- Empresa 4.0 (Cloud Computing, Big Data, Seguridad de la Información, Arquitecturas orientadas a servicios).

- Internet de las Cosas (Smart Cities, eSalud, Smart devices & wearables).

- Industria 4.0 (Smart Machines & Robots, Producción Industrial digital y virtual).

Convergencia de canales y contenidos avanzados (Desarrollo de Aplicaciones móviles, m-commerce, m-learning, m-gaming, nuevos contenidos digitales, multimedia e interactivos, geolocalización).

En sentido contrario, ejemplos de inhibidores digitales serían la resistencia al cambio, la falta de talento y capacitación digital y la incapacidad de reacción, entre otros.