25 Un observatorio del clima

Es necesario un consorcio que reúna a especialistas de numerosas disciplinas, desde la biología al urbanismo, con la Administración y las empresas, con unos proyectos claros sobre el calentamiento global

Un observatorio del clima
| Juan Ferreira
Ricardo Anadón
Catedrático de Ecología

Las ideas que puedo tener para Asturias se basan en cómo me imagino Asturias en el futuro, tomando en consideración las interacciones que pueda tener con otras partes de España, Europa y el resto del mundo. En un mundo en cambio global acelerado, no entendería generar propuestas que tengan algún viso de realidad si no considero cómo será el entorno en el que se van a desarrollar. Desde mi óptica, el entorno ambiental futuro dependerá (irá asociado) en gran medida al clima, sea éste atmosférico u oceánico. Y ello porque es en ese entorno en el que se desarrollan especies (incluidos los humanos) y ecosistemas (incluidos los humanizados o creados directamente por el hombre: cultivos agrícolas, forestales y la ganadería). También, aunque no dependan sólo y estrictamente de la actividad humana, a los ecosistemas explotados por la actividad pesquera o marisquera.

Los cambios acelerados que se están produciendo en el clima, llamémosle calentamiento global, cambio climático o de otra manera, que ya afectan de una manera muy significativa a Asturias y también a todas las áreas de la Tierra, me llevan a considerar que una buena idea es disponer de un marco conceptual sólido que señale cuál es la situación actual y cómo se proyecta en el futuro a corto, medio y largo plazo. Y considero que este marco debería mantenerse actualizado y ser mejorado en el futuro. Sé que concretar con la suficiente claridad este marco es difícil, como lo es que sea entendida por los órganos de decisión política (a todos los niveles), empresarial y también por los ciudadanos. Sé que se trata de un problema complejo de entender y transmitir, y lo es por dos motivos: la complejidad de los mecanismos que intervienen, y porque el futuro climático y ambiental de Asturias dependerá de decisiones y actuaciones que se van a tomar en todos los países (también España y la UE) y en organismos internacionales, y eso deja abierto un amplio abanico de posibilidades, incertidumbres, bastante alejadas de la deseable concreción.

Todavía desconocemos muchos procesos de la dinámica natural y llevamos poco tiempo estudiándola a escalas temporales y espaciales significativas. Es otra fuente de incertidumbre que por ahora limita la capacidad de hacer proyecciones a futuro y predecir los impactos sobre especies y ecosistemas debidos a cambios del clima, en los que ya se observa una gran diversidad de respuestas. Sin embargo, hemos aprendido mucho de la observación continuada y del análisis de estos datos. Aprendemos cada día con las experiencias y conocimientos que se generan en todo el mundo, incluida Asturias. Pero necesitamos conocer más, tener a personas preparadas para analizar los cambios, proponer nuevas acciones, modelar las respuestas y hacer proyecciones hacia el futuro en casi todas las actividades humanas. Y necesitamos que se entiendan los cambios que se proyectan en otras regiones, porque esos cambios tienen y tendrán repercusión en las actividades de la región. Que se contemplen los cambios desde un punto de vista local pero también general, y que se puedan transformar estos conocimientos en documentos claros, útiles y accesibles para los ciudadanos.

Esta idea se puede concretar de muchas maneras, pero pienso que un observatorio que englobe a especialistas de muchas disciplinas, desde la propiamente climática y oceanográfica, hasta la social y económica, pasando por la biológica, agronómica, forestal y pesquera, el urbanismo y la arquitectura o la generación y uso de la energía, que nuclee a gente que mantiene su actividad en organismos o instituciones muy diferentes, Universidad (en múltiples departamentos), Administración, OPI y empresas sería un instrumento eficaz para la consecución de resultados (o algo así). Sería importante que se definan con claridad sus objetivos y el alcance de los mismos -ya esbocé algunos en el párrafo precedente-, que se fomente la recopilación de datos y su análisis y, muy importante, que incorpore a jóvenes bien capacitados que puedan liderar nuevos avances y diseñar nuevas aproximaciones que mejoren las perspectivas de dar una respuesta acertada a los retos que ya se nos plantean. No me parece que se deban nuclear en un único espacio, pero sí que debe ser liderado por gente competente, entusiasta; que sólo se mantenga en este consorcio el que lo haga con calidad. Y creo que si se hace una buena selección y se van dando pasos sin apresuramiento, no tiene que resultar costoso, pero sí de gran utilidad.