Buscador de topónimos

La Rubiera

Una serie de topónimos nos llevan a intentar una relación con derivados de RUBEUS, A, UM ‘rojizo’(OLD) o R¯UBIDUS, A, UM ‘rojizo’ (OLD). Tal sería el caso de ejemplos como Las Rubias (Sl) o lo que parecen abundativos: Rubial (Is, Sl, Cn), Rubieiru (An), La Rubiera (Bi, Ti), Rubieira (Cs), Los Rubieiros (Sl)50.

Sin embargo conviene proceder con cautela puesto que, en algu nos casos, palabras de semejante expresión podrían remontarse no a derivados de RUBEUS ‘de color rojizo’ sino de RUBEUS, A, UM ‘de zarzas’ (OLD)’ o de RUBIAM ‘granza’ (EM). Pero Piel (cf. 179) advierte que desde *RUPEUS, A, UM ‘de roca’ pueden entenderse algunos topónimos del occidente peninsular entre los que contaría Rubinos (St), esto suponiendo, claro está, que nada tenga que ver, por otro lado, con posibles nombres de persona como podrían ser El Rubín (Xx, Uv), Rubianu (Gr)51.

La motivación cromática parece clara en topónimos como los que siguen aunque no sería imposible que, a veces, puedan tratarse de verdaderas tautologías con derivados de *RUPEUS: Pedrasrubias (An), Peñarrubia (Xx), etc.

Motivados por el color, probablemente de la piedra, podrían ser al menos La Bermeya (Cñ), La Fomermeya (Llv) ‘la fuente bermeja’, y quizá El Bermeín (Is). Una fuente tebergana lleva el nombre de Fontebermeicha ‘fuente rojiza’ y tiene fama de medicinal precisamente porque en su recorrido atraviesa alguna veta de hierro, que da al agua un marcado sabor y hace aparecer un inequívoco color rojizo en la piedra por la que aflora al exterior.

El color rosa no aparece frecuentemente en la toponimia pero no dejan de darse muestras como Cuevarrosa (Tb) o la cueva y abrigo de Covarrosa (Rs). En todo caso se trata de un continuador nominal del lat. ROSAM ‘rosa’ (OLD) que tuvo y tiene unos usos del tipo fueya color de rosa —> fueya color rosa —> fueya rosa —> rosa. Pueden darse algunos casos en que rosa no haga referencia al color sino que sea un resultado seseante producido, coyunturalmente, desde *RUPTIAM > roza —> rosa.