Buscador de topónimos

Roblu, Carbayu, Rebollada

Para designar el roble nuestros paisanos se valen unas veces de palabras de origen latino como robur > ROBOREM (EM) > ast. roble; *ROBULLUM roblecillo > rebollu; y otras de origen prerromano (carbayu o carbachu). Bien es cierto que la misma expresin puede designar tipos diferentes de unas zonas a otras. As por ejemplo hay lugares donde distinguen roble roble de gran corpulencia frente a carbayu roble desarrollado y frente a rebollu roble sin desarrollar. Pero tal distincin no se consigue por igual en todo el territorio asturiano ya que hay sitios donde una sola expresin abarca todo el campo semntico. En otras ocasiones las distinciones se consiguen gracias al adjetivo que se pospone a cualquiera de los nombres escogidos: as se puede hablar de carbayu turcu o corque frente a carbayu villanu o albar, etc.

La toponimia nos refleja una situacin de expansin de tales o cuales apelativos pero en ningn caso nos informa del tamao o calidad del arbolado.

1. Estn relacionados con el latn ROBOREM (EM): El Roble (Go), Los Robles del Conceyu (Rs). Acaso El Robo ln (Ra) sea simplemente un aumentativo de roble con una vocal anapttica desde robln > roboln. Por otra parte La Roble (Cl, Po, Ca), al igual que La Robla (Len), podra representar una creacin analgica femenina o, ms bien, contina el neutro latino ROBORA los robles.

Pese a la proximidad fnica en algn caso no parece desaconsejable en tender algunos topnimos segn algunas prevenciones. As, por ejemplo, lugares como los orientales huanrobre continan un timo FONTEM RUBRAM fuente roja, referencia cromtica bien a la piedra o al terreno situado en sus inmediaciones. Algo por el estilo veramos en El Ru Robru (Cl) el ro rojizo. Rubrie llos (Po) podra ser tanto un diminutivo plural de roble como una formacin sobre el adjetivo RUBER, BRA, BRUM rojo (EM).

El colectivo formado desde el tambin colectivo ROBORETUM (EM; cfr. 4) lo vemos no slo en el apellido Reboredo sino en:

Roblu (Pi, Na, Sm, Ti, Gr), El Roblu (Rs, Pa), El Robleo (Uv), Robleo (Xx, Ll), Roblu de Teins (Cn), Roblu de Biforcu (Cn), Roblu de San Cristubalu (Cn), Robledo (An, Gs), Reboledo (Cs).

Por su parte El Robledal (Pa), El Robleal (Bi) parten de la misma construccin pero ahora incrementada con un abundancial -al. Robrigueru (Pb) aunque parece que podra entenderse tambin como un bosque de robles no sera imposible suponer que pueda tratarse de RUBRICUS de color rojo (EM) + sufijo abundativo. Desde la variante femenina RUBRICA, con confusin de sonoras, puede justificarse La Rodriga (Sl), acaso (tierra) rojiza.

2. Se relacionan con el diminutivo de robur > *RO BU LLUM roblecito (57 p. 407, DCECH s.v. roble; REW; 58 p. 562):

El Rebollu (Mi, An), El Rebullu (Bi, Llg), Los Rebollos (Sr). Quiz La Rebolla (Ri), Rebollas (Cn) presenten el mismo problema interpretativo que acabamos de ver unas lneas ms arriba al referirnos a La Robla frente a Roble.

Son colectivos:

La Rebollada (Pi, Vv, Cb, Xx, C, Cr, Lla, Pz, Gr, Cd, Sl), La Rebollada (Sm, Ti), La Reboll (Si, Uv, Sr, Llv, Mi, Qu), A Rebollada (Ef, Tp). La Robellada (On, Cg) es el topnimo que mejor mantiene la expresin latina en su vocalismo deuterotnico.

Son tambin colectivos en -al o en -ar:

El Rebollal (Vv, Uv, Ra, Si, Sg, Bi, Llg, Sr, Llv, Mi, Gr, Bu), El Rebollar (Pm, Si), El Rebollar (Dg), El Robellal (Cl). Por su parte El Rebollaln (Llg) presenta una incrementacin diminutiva, sin duda por haber sido un bosque pequeo de rebollos. Tambin son abundativos: Los Rebollares (Vd), La Rebollosa (Ti. Ni), El Rebullusu (Llv).

En este grupo han de incluirse topnimos en -ARIAM y -ETUM: Rebolleres (C), Picu Rebollu (Pi). Doble incrementacin en -ATUM + -ORIUM, con metafona, tenemos en Cantul Rebollariu (Llv), etc.

3. Aparecen entre nuestros nombres de lugar una serie del tipo carba > carbayu o carbachu, palabra, como ya adelantamos, de origen pre rromano, tal vez de una familia lingstica protoindoeuropea o his pano-vasca (14 p. 49; 17 p. 315); en realidad es comn al gallego carvallo, port. carvalho.

Son muy abundantes los lugares que llevan el nombre del carbayu, rbol muy apreciado por su dureza8:

El Carbayu (Si, Llg, Vd), Carbachu (Cn)9, Los Carbayos (Uv, Ct), Carbayn (Si)10, El Carban (Gr, St, Ce), El Carbayyn (Vd), Los Carbayinos (Uv), Carbanos (Xx), El Carbayn (Pi, Uv, Mi), El Carbeyu (Mo). Resultados de tipo gallego-portugus aparecen en la franja fronteriza occidental del pas: Carballo Cuito (Gs), Carballo Falso (Gs), Carballo del Fole (Vn), etc.

Encontramos frecuentes colectivos y, a diferencia de lo que ocurre con Roble / Robla y Rebollu / Rebolla, aqu no documentamos las correspondientes formaciones en -a Carbayu / *Carbaya pero s otros muchos:

El Carbayal (Pi, Vv, Na, Llg, Ll, St, Ni), Carbayal (Po, Lla, Na, Bi, Llv, Sl, Ei, Bu, Cs), Carbayar (Ti), Carbayaln (Ay), Carbau (Cn, Cd, An), Los Carbayeos (Av), La Carbayeda (Uv), La Carbayera (Vv, Xx), La Carbayosa (Mo, Gr), etc.

4. El trmino primitivo sobre el que se forma carbayu se con serva en la actualidad en asturiano donde carba monte bajo, coin cide con la voz registrada en Salamanca carba matorral espeso de robles, vasco karbaza tallo, tronco, sardo carba rama, etc. Est tambin presente en nuestros nombres de lugar (268 p. 38):

La Carba (Si, Llv, Mi, Ll), Carbarroxo (Mi), Carbes (Am).

Probablemente tambin en el que parece su masculino El Carbu o LAlcargu (Sr). El diminutivo pervive, con vocal anapttica, en: El Carabn (Llg), Los Carabinos (Is). Los topnimos de tipo Carbn, en principio, tanto pueden entenderse como aumentativos de *carbu como relacionados con el mineral de carbn.

La misma palabra carba la encontramos en la derivada y tam bin asturiana carbaza Rumex crispus y es probable que explique as el abundativo en -al, -osa, -edu > -u y los topnimos formados sobre ese trmi no: La Carbaza (Ca), Los Carbazales (Sr), La Carbazosa (Ay), Carbacu (Tb).

5. Con una sonorizacin de la c- inicial (como en el caso de gatu, gochu, grade) seran explicables tambin La Garba (Gr), Las Garbas (Tb). Lo mismo grabu o garbu caa seca, leo, recordado probablemente en El Garbo (Ve) y en verbos como engarabir estar entumecido, estar encogido y engarabillir id.

Un diminutivo antiguo de grabu lo tenemos en garabitu palo largo, gancho que, perdida la [-r-], se generaliza como gabitu gancho que dio lugar a formaciones toponmicas como El Gabitu (Mi, Pz), Los Gabitos (Vd), Gabitos (Cr).

Un derivacin semntica la tenemos en el verbo agabitar o echar la gabita unir una yunta a otra para ayuda sin duda porque la operacin de enganche de las yuntas de apoyo se efectuaba con una gabita o gabitu.

Otro diminutivo de grabu, pero ahora en -ICULUM, nos lo recuerda la documentacin medieval donde aparece como mote ffernan garabeio de Vegega (DMB a. 1278, p. 114).

Una variante femenina incrementada con un sufijo latino -ICEAM podra ofrecrnosla Garabiza (Ct) y el colectivo Garabicu (Ce), que tambin presenta la variante sorda carbiz hoja del nabo, y acaso los apelativos del tipo gorbiz - gorbizu, gorbiza con que se refiere la lengua asturiana a numerosos brezos, ricas y otras especies botnicas (DGLA), quiz ahora con el influjo de CURVUM curvado.

En esa direccin habran de explicarse los topnimos menores como El Gorbizu (Gr), El Gurbizal (Tb), etc. Lo mismo podramos decir para gurbau variedad de gorbizu (Cl), diferente nicamente por la sufijacin, responsable de Los Gurbiales (Cl) (397 p. 365).

6. Evidentemente estos ejemplos dan a entender que sobre carba, *carbu pudo generalizarse una -a- anapttica como desa rrollo de la lquida agrupada (al igual que alparagata sobre alpar gata) y eso es lo que nos permite sospechar de la existencia de trmi nos como *craba, crabu (especializado secundariamente en la acepcin de ave nocturna) junto a *graba y grabu y otros (cf. 35l).

La confusin, por otro lado relativamente frecuente, de -r- y -d- pudo haber llevado a la formacin de expresiones como *craba -> cdaba Ulex europaeus, que algunos, creo que erradamente, haban considerado o seguidoras del lat. CALAMUM o del latn hispnico CATANUM enebro (298 p. 104) o de origen prerromano (27 p. 317). En nuestra opinin sera suficiente partir de *craba para entender el apelativo cdaba, el topnimo en plural Les Cadavines (Cb) y los abundativos siguientes:

El Cadaval (Si), El Caval (Mi, Ri), Caraveo (Xx, Sr), El Cadavu (Llg). Tambin los abundativos El Cadaveru (Pi); tambin Cadavu (Vd) que aparece en el siglo X in ora maris ecclesiam Sancte Marie de Kataueto cum sua uilla (DCO p. 64, a. 905, c. XII)11. Probablemente del mismo origen sea Calaveru (Is).

No ha de olvidarse, de todas maneras, que algunos de los topnimos que anteceden podran, quiz, explicarse desde el punto de vista de la zootoponimia pues en asturiano existe un ave nocturna llamada el cavar que, segn la creencia, anuncia la muerte y cuando canta parece que dice cavar cavar. Ahora su origen etimolgico podra estar en la nominalizacin del verbo latino CACABARE gritar (la perdiz) (EM) > *cagabar > *caabar > cabar, confundido con cavar de donde se seguira la referencia a la idea de la muerte en relacin con cavar la fosa.

Yo no creo que deba seguirse a Corominas-Pascual que tmidamente sugieren que ast. cdaba guarda relacin etimolgica con el trmino latino CATANUM enebro (DCECH s.v. cada I) y con ast. cadpanu nspero aunque s me parece defendible que ast. cadpanu guarda relacin con CATANUM como acabamos de exponer ms arriba.

Si parece, por otro lado, que la explicacin concatenada que venimos haciendo explicara tambin desde el citado crabu o grabu, con incrementacin -atu (como de nome > nomatu), el apelativo ast. garabatu rastrillo de madera que no ha dejado restos en nuestra toponimia mayor. Desde grabu s se explicaran otros incrementados como El Garabuetu (Md).

7. Reboriu (Mn) es continuador del adjetivo latino ROBOREUS, A, UM de roble (OLD) (251 p. 95) sin duda por tratarse de un antiguo terreno donde haba una plantacin de estos rboles. Lo mismo ha de decirse de Rebouriu (Cd, Mn), Reboria (Xx), La Reboria (Vv, Gr), El Reborin (Vv) (212 p. 321).

8. De QUERCUM roble (EM) debi de haberse formado un trmino analgico en *QUORCUM que necesitamos suponer para poder explicar el asturiano corcu o curcu (a veces confundido con turcu) que suele adjetivar a algn tipo de roble, generalmente de mala calidad, retorcido o pequeo. Acaso el influjo le venga de CORTICEM corteza (EM) con lo que podran justificarse el vocalismo tnico de nuestras expresiones y el tono de lo que sin duda es el equivalente asturiano alcorque roble. Parece esta una explicacin ms aceptable que ver en los trminos asturianos un influjo de alcornoque propagado desde Andaluca (DCECH s.v. alcorque).

Nuestros topnimos relacionados seran: La Corca (Sr), Les Corquies (Pi) y, acaso en una expresin intermedia incrementada *La Crcora, cuyo diminutivo podramos tenerlo en Las Corcolinas (Ti)12.

Ese mismo vocalismo tnico debemos admitirlo como variante del adjetivo QUERCEUS, A, UM (EM) que acaso justifique algn ejemplo como La Corcia (Llv), El Corciu (Co).

Encontramos continuadores de dos expresiones diferentes entre los colectivos, una de QUERQUETUM (EM) > Corquu (Lr, Sl), junto a los equivalentes en -ARIAM Corquera (Lla), y La Corquera en la toponimia menor (298 p. 112); la otra de QUERCETUM bosque de robles (EM) que quiz podra explicar alguno de los Carcu citados ms arriba en este mismo captulo.