Carapaz se estrena a lo grande

El ecuatoriano del Movistar gana en el Acebo y es el nuevo líder de la Vuelta, por delante de su compatriota Caicedo

29/04/2018 | J. E. Cima
Carapaz se estrena a lo grande

El ecuatoriano Richard Carapaz (Movistar) es el nuevo líder de la 61.ª Vuelta a Asturias al imponerse en solitario en el santuario del Acebo, tras un fenomenal ataque a falta de seis kilómetros para la línea de meta. Nadie pudo seguirle bajo una tormenta de lluvia, con 5 grados de temperatura y una niebla espesa en los últimos kilómetros. Es su primera victoria en el campo profesional y además lo hizo a lo grande, ganando en una cima del prestigio del Acebo, logrando además el tercer mejor tiempo de todas las subidas, 27 minutos y treinta segundos.

Su paisano Jonathan Caicedo (Medellín Benros) consumó el dominio ecuatoriano en la cumbre canguesa. Ambos son amigos y rivales, ya que militan en diferentes equipos. Caicedo, al igual que sucedió en Pola de Lena, acabó segundo en la etapa y también en la general. Lo normal es que Carapaz, que tiene una ventaja de 40 segundos sobre Caicedo y cuenta además con un buen equipo como es Movistar, mantenga el liderato después de la etapa de hoy, a pesar de la batalla que se puede desencadenar en el tramo final, en la subida a El Violeo.

Como se esperaba, había ganas de revancha y de mucha lucha en la segunda etapa de la Vuelta, con un recorrido de 166 kilómetros entre Soto Ribera y el alto del Acebo, con un itinerario selectivo. Así que fueron muchos los que atacaron ya en los primeros kilómetros, camino de Las Caldas y Trubia, pero todos los ataques acababan siendo neutralizados por el pelotón. Y fue en la subida al Escamplero (km 20) donde los colombianos Fabio Duarte y Hernán Aguirre (Manzana Postobon) esprintaron por el premio de la montaña y tomaron unos metros de ventaja.

Esperaban que alguien más se uniera para afrontar una larga fuga y por eso durante unos cuantos kilómetros no pasaban del medio minuto de ventaja. Cuando ya parecía que iba a morir su escapada, a la entrada de Avilés el pelotón se relajó y los dos "escarabajos" tomaron una ventaja de 2.08.

Con esa diferencia, decidieron tirar para adelante, en una misión suicida pero conscientes de que su equipo podría asegurar el reinado de la montaña -su compañero Orjuela puntuaba tercero- en los pasos del Praviano, La Espina y Piedratecha. Duarte, que ya sabe lo que es ganar en el Acebo, ya que lo hizo en 2010 -además tiene la ascensión más rápida a la cima canguesa, con 27 minutos y 17 segundos-, sabía que iba a intentar la aventura hasta que el cuerpo aguantara. Junto a Aguirre, llegó a tomar una ventaja de 4.05 en el Praviano y 2.55 en La Espina, pero ya por detrás Movistar y Euskadi Murias perseguían con fuerza para acortar sus esperanzas de llegar fugados a la cima. Y tras quedarse solo en cabeza Duarte en Piedratecha, el colombiano sucumbió después de 101 kilómetros de fuga antes de llegar a Pola de Allande, a falta de 25 kilómetros para la meta.

Ahí empezó la otra gran batalla por lograr una victoria de prestigio en el Acebo y de paso dar un paso importante para ganar la Vuelta. Movistar y Euskadi Murias tiraban con fuerza para entrar bien colocados en Cangas del Narcea para iniciar así la ascensión al santuario, tras soportar unos kilómetros antes una fuerte tormenta de lluvia. El veterano portugués Gonçalves atacó muy fuerte al inicio rompiendo el pelotón en muchos grupos y haciendo sufrir al líder Strakhov (Lokosphinx), pero después de tres kilómetros se le acabaron las fuerzas ante un brillante Pedrero (Movistar), que tiraba y controlaba todos los movimientos, como luego hizo con el colombiano Laverde (Zenu Sello Rojo) y ante un atento Caicedo (Medellín) que buscaba meterse en todos los cortes que se formaban en cabeza.

Pero de nuevo el sobresaliente Pedrero impuso un fuerte ritmo para impresionar a todos y dar paso a la ofensiva del Movistar, dirigido por Pablo Lastra. Y a falta de seis kilómetros entre la veintena de elegidos arrancó de forma poderosa Carapaz, y casi nadie hizo intención de seguirle.

El ecuatoriano tomó rápido 20 segundos, mientras que por detrás Chalapud tiraba de Caicedo, con Pedrero como vigilante y freno para Carapaz. A falta de tres kilómetros ya se veía que el ecuatoriano, salvo que sufriera un desvanecimiento, no iba a ser cazado. El de Movistar siguió con su pedaleo seguro para llegar triunfador a meta y colocarse como líder y virtual vencedor de la Vuelta porque aventajó a su rival y paisano Caicedo en 42 segundos. Tercero entró Rubén Fernández, a 50 segundos, lo que demuestra que pasó bien su test para el Giro y que está recuperado de la lesión que apenas le dejó competir durante el primer tramo de la temporada. Pedrero y Earle cedían un minuto, mientras que Pardilla y el líder Strakhov llegaban a minuto y medio. Otros, como Fonte y Bizkarra, salían más derrotados al ceder dos minutos, quizás acusando la baja temperatura en la ascensión final, aunque los ciclistas no fueron recibidos con nieve en el alto como el año pasado.