Sevilla: "Probaré cómo responde la mano herida"

El ciclista competirá en Asturias por primera vez tras el violento atraco que sufrió en Bogotá

26/04/2018 | J. E. Cima
Sevilla:
Sevilla, de pie, segundo por la derecha, con su equipo / J. E. C.

"Llevo siete días de entrenamiento pero con el cariño que tengo a esta tierra voy a probar en la Vuelta a ver cómo responde la mano herida en aquel asalto del 18 de marzo en Bogotá". Óscar Sevilla, ciclista de 41 años del equipo Medellín-Instalaciones Benros, que estuvo estos días entrenándose por las carreteras del Principado, al final decide volver a la competición en la Vuelta a Asturias que se inicia mañana con la etapa Oviedo-Pola de Lena. La ronda asturiana consta de tres etapas. La segunda será  el sábado entre Soto de Ribera y el Alto del Acebo, para finalizar el domingo con la etapa que se iniciará en Cangas del Narcea y finalizará en la calle Uría de Oviedo.

Su director, José Julián Velázquez, arropará a Sevilla con Nicolás Paredes, Robinson Chalacú, Omar Mendoza, Robinson Oyola, Wilmar Roldán -ganador el año pasado en Pola de Lena- y Jonathan Caicedo, del que se hablan maravillas como futura estrella. El equipo fue presentado ayer en el garaje Paco de Granda, donde hizo de anfitrión Raúl Pérez, que estos días les buscó hotel y les atendió en los entrenamientos. Entre mucha gente del ciclismo estuvo el presidente de la Federación Asturiana, José Antonio Díaz, "Walker".

Sevilla reconocía que "tengo más ilusión que piernas para esta carrera y aunque estaba previsto que debutara en la Vuelta a Madrid prefiero estrenarme aquí por el cariño que me tiene la gente". Lo que no olvida este manchego que lleva diez años afincado en Colombia fue aquella jornada donde "pensé que me mataban cuando cinco chavales se me cruzaron en la carretera con palos para robarme la bici. Me tiraron al suelo del golpe y luego siguieron dándome palos y patadas. Me rompieron el cúbito y radio de la mano derecha y también dos costillas. Sentía un dolor muy fuerte en el pecho y al ver a uno con un cuchillo pensaba que me había pinchado y era por las costillas rotas".

Óscar Sevilla manifiesta que "eran cinco drogados que pertenecían a una banda que se dedicaba a robar buenas bicicletas para luego venderlas a través una banda organizada con conexión con Italia, España y Colombia, y que llegaban a sacar 500.000 euros, según me contó la policía".

Sevilla aseguró que "allí (en Colombia) al ciclista se le mima mucho y nunca pasaba nada. Recibí mucho apoyo y ánimos de todo el mundo desde que estuve en el hospital para la operación como hasta el momento, tras la rehabilitación. Fueron sólo unos locos los que me atacaron".