Foto: Miki López

Cadavedo
Luarca

...
Concha
...

Camino de la Costa

Etapa 9

Caminos de Santiago del Norte

Concha Camino de la Costa

Cadavedo - Luarca

Etapa 9

Dejando atrás las gargantas de la rasa costera y el terreno enriscado de Las Palancas, el viaje hacia el interior de uno mismo prosigue su andadura, hoy protagonizada por las parroquias rurales recostadas sobre el paisaje de la Marina del Concejo de Valdés, como Cadavedo, Canero, Barcia y Luarca, la capital. El terreno de juego es una planicie que emerge del Cantábrico, cruzada por pistas de concentración parcelaria que cercan los cultivos y los viejos bosquetes que aún resisten.

Alrededor del Camino transita la historia, que nos habla de antiguas ventas y casas de postas en Querúas, de poderosos señoríos en Canero y austeros hospitales de peregrinos que ofrecían sustento y cobijo en Barcia y Luarca. Esta villa marinera de otra época, de fachada en blanco y un río en negro, sobrevolada por gaviotas de canto estridente, sirve de morada esta noche antes de ascender al Chano y acometer las dos últimas jornadas jacobeas de Asturias.

Etapa 9

Distancia de la etapa

16 kilómetros

Concejos por los que transcurre
  • Valdés
km 0

Cadavedo

  • Excepto taller de bicis

“El viaje más maravilloso no es al centro de la Tierra ni a los confines del universo; es al fondo de sí mismo”, resaltó Julio Verne. En esa apasionante travesía nos encontramos, ablandando la coraza con la suma de kilómetros, paisajes, gentes y aventuras. Proponemos para hoy una jornada sencilla, de escasa distancia entre dos poblaciones destacadas del extenso Concejo de Valdés, municipio integrado en la mancomunidad de la Comarca Vaqueira y que acapara íntegramente la etapa. Continuaremos recorriendo la costa occidental del Principado, atravesando las parroquias situadas en el territorio de la Marina. Forma parte de las costumbres del peregrino comprobar el día antes por dónde continúa el Camino, ya que la luz lánguida del amanecer no se creó precisamente para distinguir azulejos y flechas. Así, bajo el débil fulgor de tonos malvas que trae la aurora, abandonamos el albergue para salir a la carretera, ingresando en unos metros en términos de la aldea de Villademoros. A mano derecha está el mesón Granda, donde ya a primeras horas de la mañana suelen desfi lar los aún amodorrados peregrinos. Posteriormente, sobrepasamos la línea Ferrol-Gijón y dejamos de inmediato la carretera, tomando un camino que al abrigo de un seto de tuyas progresa hasta las casas de Villarriba. De camino, distinguiremos al norte la torre bajomedieval de Villademoros. En Villarriba nos encontramos con la capilla porticada de la Asunción; está descabezada, como si hubiese sido desmochada.

Felizmente, nos cobijamos después en la arboleda. Un día el bosque extendía sus ramas por estos confines, la tierra aún no había sido roturada para albergar cultivos y mucho menos había hecho su aparición la concentración parcelaria, que llegó en los años cincuenta y necesitó nuevos caminos que dibujaron sobre el terreno una especie de plano cartesiano, metódico y racional. Atravesamos el paraje de los Umeirales franqueando un pequeño río y accediendo a la parroquia valdesana de San Miguel de Canero, esparcida en más de una docena de poblaciones. La primera de ellas es Quintana, que nos desea un feliz viaje y nos ilustra en un panel los elementos más destacados de la capilla de la Inmaculada Concepción, como su retablo barroco. Está situada a 400 metros al norte de nuestro itinerario. Una recta de tierra nos separa de San Cristóbal, otra población de la parroquia que tras pasar por Fonte Xico descubrimos en La Cruz, donde se encuentra el local sociocultural y la biblioteca.

Albergues

Albergue de peregrinos de Cadavedo
Al pie de la N-632a
Cadavedo
Casa de Peregrinos Covi y Peter
Barrio Las Corradas, 7
Cadavedo

¡Atención, ciclista!

El primer tramo de la jornada es apto en su totalidad. Únicamente, con el fin de evitar unas escaleras, recomendamos continuar por la N-632a tras pasar la autovía en Chano de Canero. Después, existe la opción de tomar la senda que desciende desde la explanada de la iglesia de San Miguel de Canero hasta el río Esva, o salir de nuevo a la carretera nacional para hacer la bajada con mayor comodidad.
km 2,4

La Cruz (San Cristóbal)

Rumbo a poniente, las espigadas plantaciones de maíz forrajero que pueblan la Marina de primavera a otoño sucumben más tarde ante un bosquecillo, que se espesa entre los helechos y por momentos llega a hacernos creer que transitamos muy alejados de cualquier espacio habitable. Sin duda conviene disfrutarlo, ya que es el tramo de senda más prolongado de toda la jornada. Es el conocido Camín de la Venta y lo interrumpe la carretera de acceso a La Venta, barrio de la inmediata población de Querúas. En este caserío, como su nombre hace suponer, hubo un lugar para el descanso de los viajeros y también existió la casa del peón caminero, encargado de mantener y arreglar el estado del camino en la legua que le correspondiera. Asomamos a la N632 por espacio de medio kilómetro y nos retiramos prudentemente del asfalto de la nacional por la margen derecha para entrar en el Campo Pascua, otro barrio de Querúas (el bar queda un poco más adelante, siguiendo la carretera).

km 4,7

Querúas

Pasamos a la vera de la capilla de Santa Ana, atravesando varios barrios más como La Era y Villarriba. A la altura de Casa Mata da igual por donde continuemos porque ambos itinerarios se unen unos cientos de metros después. Si giramos a mano izquierda, rodearemos Casa Maruto, envuelta en una selva de hortensias, y giraremos después noventa grados a la derecha; si proseguimos de frente, la alternativa más corta, nos uniremos al trazado 300 metros más adelante. Entramos en terrenos de Chano de Canero, girando a mano izquierda para ganar una recta asfaltada de 400 metros que nos lleva a salvar por debajo la A-8. La construcción de este gigante viario obligó durante unos años a crear desvíos alternativos y borró en algunos lugares el propio trazado del Camino de Santiago que, achicado, ha sido obligado a reinventarse. Pasamos delante de una zona ajardinada con una fuente para reencontrarnos con la N-632a, que seguimos tan sólo 80 metros para tomar unas escaleras (¡los ciclistas pueden seguir unos metros más por la carretera!) que cruzan la pista que lleva a Casiellas y bajan por una senda hasta el lugar del Ventorrillo, con un caserón fechado en 1839. Subimos a reencontrarnos con la nacional, donde parte el camino pavimentado que sube a la iglesia de San Miguel, el templo de la parroquia de Canero.

km 6,8

Iglesia de San Miguel (Canero)

Fue levantada entre 1789 y 1800 y es heredera del antiquísimo monasterio dedicado también al arcángel, que pagaba una parte de sus rentas al cenobio de San Juan Bautista de Corias como parte de su señorío. Dejamos atrás la iglesia, avanzando por la explanada junto a la ruinosa casa rectoral, para toparnos con una senda que cae bajo la umbría de fresnos y laureles del monte Las Arribas hasta el piso de la N-632a. No tardamos en llegar a la rotonda donde confluimos con la N-634 que viene desde La Espina. Precisamente, desde esta localidad del Concejo de Salas, paso del Camino Primitivo, venían algunos peregrinos a desembocar al Camino de la Costa, pasando previamente por Brieves, Trevías, Cortina, Ranón y Casiellas. A la salida de la rotonda, a mano derecha, vemos con su tejado de pizarra la Casa del Barco, que previo pago procuraba antaño el servicio de botes para cruzar el salmonero río Esva, que con una longitud superior a 50 kilómetros surca los concejos de Tineo y Valdés para desembocar muy cerquita de aquí en la playa de Cueva. En dirección a Barcia y Luarca, la N634 nos lleva hoy a cruzarlo más cómodamente.

km 7,8

Río Esva

  • A medio kilómetro, junto al Camino

Tras el cauce, una senda parte del arcén derecho de la carretera; no es el Camino sino una vereda frecuentada por pescadores que evita circular por el asfalto. El itinerario oficial avanza por la N634, presentándose en medio kilómetro junto al hotel-restaurante Canero, antigua Casa María. Un azulejo no oficial sobre la fachada del alojamiento puede causar confusión, ya que el Camino no prosigue por la carretera sino que sale a la derecha junto al aparcamiento. ¡Ojo!, porque en breve tendremos que adentrarnos en una senda que surge a mano izquierda, atravesando un enredado bosque mixto. Este tramo es el que puede causar más problemas a los ciclistas y les recomendamos que continúen por la N634 hasta reencontrarse más adelante con el trazado oficial antes de La Rampla. Los que pasen de largo la entrada al sendero y continúen de frente terminarán en la playa de Cueva, donde al menos podrán darse un chapuzón debiendo retornar después a este punto. No es una mala opción, la ida y vuelta nos llevaría unos 15 minutos.

La senda asciende bajo la protección de la arboleda hasta la N-634. De nuevo hay que prestar mucha atención, porque al llegar sofocados a la intersección podemos cometer el error de cruzar sin mirar a ambos lados. Atravesamos la carretera prosiguiendo el ascenso hasta una nueva planicie, donde una pista de servicio soldada a la A-8 se estira en una recta desmotivadora, un Calvario como el nombre asignado al lugar de la población de Caroyas que se extiende al otro lado. Cruzamos la autovía por un puente, sintiéndonos como peces fuera del agua, contemplando desde arriba el ir y venir raudo de los automóviles que se desplazan a una velocidad veinticinco veces superior a la nuestra.

¡Atención, ciclista!

Debido al fuerte e intrincado tramo de ascenso que se inicia en la parte de atrás del hotel Canero, se aconseja continuar frente al alojamiento por la N-634 y enlazar con el itinerario ofi cial dos kilómetros más adelante.
km 10

A-8

Giraremos en breve a mano izquierda, donde daba servicio la Casa del Monte, antigua casa de postas. Éstas se emplazaban en los caminos principales donde a su vez circulaba el servicio de correos. Servían de parada y descanso a los viajeros y en ellas renovaban las diligencias sus exhaustas caballerías. Entre prados y maizales, una pista de tierra atraviesa la mancha verde de la rasa litoral que se propaga hasta el mar añil, internándonos en los intermitentes bosques de roble y castaño que acompañan las márgenes de la N-634, donde fluye el arroyo Ricante, dejando atrás la parroquia de Canero para adentrarnos en la de Barcia y Leiján, parroquia rural que fue donada por Fernando II a la Orden de Santiago en 1181. Al otro lado de la carretera distinguiremos la tapia del cementerio musulmán, al que se accede por un arco de herradura. Fue levantado en 1936 para enterrar a los soldados del Tercio de Regulares de Marruecos que combatieron del lado de los sublevados.

Salimos de la N-634 por el arcén derecho en La Rampla, girando a la izquierda en pocos metros para rodear un chalé defendido por un gran seto de tuyas. Atravesamos el paraje del Campo Francés, cruzando de uno a otro lado las pistas vecinales de esta parroquia rural para visitar los barrios de El Monte y Las Escuelas y llegar a la fuente El Pulgo, antesala del barrio de El Pontigón, con un lavadero fechado en 1892 que fue restaurado en el 2000. Torciendo a la derecha alcanzamos las casas de El Cruceiro y llegamos a la iglesia de San Sebastián, que guarda una imagen de madera policromada de la Virgen de la Leche, tallada probablemente en el siglo XIII. En una capilla adosada, a la vista desde el exterior, resplandece en la oscuridad reinante una imagen de La Santina.

km 12,9

Iglesias de San Sebastián (Barcia)

En el barrio de La Soledad, en la orilla opuesta del regato El Pontigón, se encontraba la casa conventual conocida como La Reverenda. El Camino no accede hasta allí sino que tras la iglesia parroquial de Barcia tomamos un camino de losas que acota un caserón de piedra. Así, nos presentaremos en el barrio de Hospital, topónimo que rememora la presencia de una alberguería que prestó aquí servicio a peregrinos, pobres y transeúntes. Más adelante, pasando por el barrio de La Magdalena, descenderemos por otra dosis de asfalto hasta el arroyo del mismo nombre, lindante con la propia parroquia de Luarca, capital del Concejo de Valdés. Remontamos la cuesta del Mingón y nos plantamos en Barcellina, a la altura del desvío hacia el albergue de peregrinos municipal situado en Almuña. Se encuentra a 1,6 kilómetros y en sus proximidades hay un supermercado y varios bares. El itinerario está indicado perfectamente mediante unos carteles atornillados a estacas de madera.

km 14,2

Barcellina (desvío al albergue de Almuña)

Si nuestra intención es pernoctar en la misma villa de Luarca, pasamos de largo el desvío al albergue y desembocamos en unos 200 metros en la VA1, dejando a mano derecha la vivienda La Castellana. Progresamos de frente 300 metros, arrimados al muro de La Searila, que alberga la capilla del Carmen, y escoltados por la presencia de la indiana Villa Cristina. Atentos porque tenemos que abandonar la carretera local por el arcén izquierdo, entrando en el barrio de Villar. Envueltos en un parque con más ejemplos destacados de la arquitectura indiana, como el hotel Villa la Argentina, que luce una galería acristalada y una capilla de estilo neogótico. El Camino continúa junto al restaurante Jardines del Marisol para confluir más adelante con la carretera. La seguimos hacia la izquierda y pasamos al lado de la cafetería El Mirador para iniciar el descenso, saliendo de la carretera de La Atalaya por la margen izquierda para tomar entonces la adoquinada calle de la Carril, que nos brinda la primera panorámica de la villa marinera de Luarca, toda en blanco y negro con sus fachadas recibiendo los reflejos y la algarabía del puerto, donde desagua el río Negro tras contornearse como una gimnasta. La Carril enlaza con la calle Puerta la Villa, que baja hasta Olavarrieta para pasar bajo el arco Bayón -junto a la capilla palacial sita en la plaza Dolores Fernández- que comunica las estancias del palacio del marqués de Ferrera. Tras unas escaleras nos internamos en una calleja que surge a mano izquierda para dar a la antigua plaza de los Huevos, conocida hoy por plazuela del Puente Viejo, a orillas del río Negro. Actualmente, en la variada oferta de alojamientos de la población, hay un albergue de peregrinos privado en la calle Álvaro de Albornoz, un poco más adelante a escasos metros del itinerario urbano.

Albergue

Albergue Villa de Luarca
C/ Álvaro de Albornoz, 3
Luarca. Concejo de Valdés
Camino de la Costa Etapa 9: Cadavedo - Luarca

Direcciones y datos de interés

Información turística

Valdés

Ayuntamiento de Valdés
Plaza de Alfonso X El Sabio, s/n
Luarca
Oficina de turismo de Valdés
Palacio Marqués de Gamoneda
Plaza Alfonso X El Sabio, s/n
Luarca

Oficinas de Correos

Luarca

Oficina de correos de Luarca
Ramón Asenjo 21
33700. Luarca

Dónde alojarse

Cadavedo

Albergue de peregrinos de Cadavedo
Al pie de la N-632a.
Cadavedo. Concejo de Valdés
11 plazas.
Abierto todo el año.
Casa de peregrinos Covi y Peter
Barrio las corradas, 7
Cadavedo. Concejo de Valdés
10 plazas. Wifi.
Desde Semana Santa hasta el 31 de octubre (consultar disponibilidad fuera de estas fechas).

Canero

Hotel Restaurante Canero
N-634, km. 495,8
Canero. Concejo de Valdés

Barcia

Hotel Restaurante El Redondel
Barcia, s/n
Concejo de Valdés

Almuña

Albergue de peregrinos
Barrio de Las Escuelas, s/n
Almuña. Concejo de Valdés
650 218 326
22 plazas.
Microondas y nevera.
Abierto todo el año.
Hotel Casa Manoli
Almuña, s/n
Concejo de Valdés
Hotel Zabala
N-634, km 503
Almuña. Concejo de Valdés
Abierto de Semana Santa a primeros de octubre.

Luarca

Albergue Villa de Luarca
C/ Álvaro de Albornoz, 3
Luarca. Concejo de Valdés
22 plazas.
Servicio de lavandería, vending, microondas y nevera.
Abierto todo el año.
Pensión Oria
C/ Crucero, 7
Luarca. Concejo de Valdés
Hotel Báltico
Paseo del Muelle, 1
Luarca
Concejo de Valdés
Dos hoteles contiguos, uno de 2 estrellas y otro de 3.
Hotel Villa de Luarca
C/ Álvaro de Albornoz, 6
Luarca. Concejo de Valdés
Hotel La Colmena
C/ Uría, 2
Luarca. Concejo de Valdés
Hotel D’Abeleira
C/ Nicanor del Campo, 12
Luarca. Concejo de Valdés
Hotel Casona El Gurugú
C/ La Peña, 93
Luarca. Concejo de Valdés

Talleres de bicicletas

Luarca

Motocar CB
Avda. de Galicia, 26
Luarca

Farmacias

Luarca

Farmacia Elisa Mittelbrunn Rodríguez
C/ Ramón Asenjo, 26
Luarca. Concejo de Valdés
Horario: lunes a viernes, de 9:00 a 13:30 y de 16:00 a 19:30. En verano: lunes a viernes, de 9:00 a 13:30 y de 16:30 a 20:00.

Gastronomía de la zona

Valdés

Productos del mar
Los calamares de Luarca, las calderetas de pescado o el pulpo de roca son algunos de los manjares imprescindibles de esta preciosa villa costera.
El queso valdesano
El queso valdesano se produce en este concejo de manera semi industrial a partir de leche de vaca. De corteza fina, tiene una consistencia cremosa.
Los postres lácteos
La gastronomía ligada a los vaqueiros está fuertemente arraigada en estas tierras, destacando los postres lácteos como el requesón vaqueiro o la cuajada.