Foto: Miki López
El Camino es sobre todo libertad: una opción personal, una búsqueda intransferible e íntima anclada en variadas motivaciones, desde las ansias de aventura a la curiosidad, desde el afán de conocimiento al disfrute de la Naturaleza, desde la meditación en silencio a las ganas de compartir trayecto con gente diversa
Asturias es una región maravillosa para caminar, y las rutas jacobeas, las grandes olvidadas entre sus sendas. En el más absoluto de los ostracismos durante años, la labor de unos pocos pioneros, que con su esfuerzo personal y entusiasmo rescataron los itinerarios, y la sorprendente afluencia de caminantes de afuera, atraídos por unos paisajes únicos, acabaron por redescubrirlas para los propios asturianos. Hoy constituyen un valor cultural a desarrollar. Al menos eso ya nadie lo duda. Para poner al alcance de todos los asturianos los senderos con más historia nace "Caminos del Norte", un portal de LA NUEVA ESPAÑA. No es una simple guía, sino un completo y exhaustivo viaje a los orígenes. Para que Asturias se ponga, en todos los sentidos, en camino.

El Camino Primitivo

El descubrimiento de la tumba del Apóstol Santiago bajo el reinado de Alfonso II, en el Siglo IX, iniciaría el culto jacobeo entre la capital del Reino de Asturias y el Iocus Sancti Iacobi, la actual Santiago de Compostela. Este primer itinerario es el conocido como Camino Primitivo, cuyo kilómetro 0 es la catedral ovetense. A través de las calles de Oviedo, los pueblos de la falda del Naranco y las orillas del Nalón, el camino inicia sus primeros kilómetros, acompañado por siglos de historia.

El Camino de la Costa

El Camino de la Costa, nutrido de salitre desde el estuario del río Bidasoa, se adentra en Asturias bajo el aroma a mar del río Deva. Como una casona indiana más, la ruta a Santiago embellece a su paso por Ribadedeva y salta a tierras de Llanes sobre el lecho del río Cabra, saludando a varias parroquias del concejo ubicadas al pie de la N-634, que reclama su protagonismo en detrimento de las sierras de la Borbolla y del Cuera.

El Camino de San Salvador

A una cota de 1.400 metros, el Camino de San Salvador, deslumbrado por las solemnes cumbres del Macizo de Ubiña, accede a Asturias tras franquear los no menos montuosos parajes de la provincia de León. Un recorrido para peregrinos intrépidos que se hunde en los bosques del río Valgrande, en pos del valle poblado por el concejo de Lena. Ya sea por Llanos de Somerón o por la Romía, cualquiera de las dos vertientes es un buen medio para bajar a Campomanes y prolongar la jornada hasta la Pola.