Trabalenguas

4 de Mayo del 2012 - Jesús Sánchez-Ajofrín Reverte (Albacete)

Sobrevalorar los mercados es una sibilina y bien cimentada labor de sus mercaderes. Algunos clientes habituales de esos mercados (anímicamente) enarbolan también el estandarte de la especulación. Y así sucesivamente. Esta agonía en cadena, acaparadora de bienes materiales, hizo de la economía de mercado un auténtico templo de mercaderes, donde cualquier especulador de medio pelo llegaba a enriquecerse a una velocidad endiablada. La moneda de cambio: el ladrillo. Economía de mercado loca y desbordada por la connivencia de sus mercaderes; con clientes ignorantes, cargados de estereotipos sociales. El paso del tiempo, como suele suceder siempre, nos descubre la intención de las acciones del pasado, y nos pone de manifiesto que, los que fabricaron y se repartieron el pastel, fueron las grandes empresas inmobiliarias y los bancos, acompañados por el afán recaudatorio de las instituciones estatales. Algunas empresas y autónomos con vagos conocimientos sucumbieron. Fueron engullidos por los inventores principales de la operación ladrillo. Algunos, rescatados del naufragio por sus afines.

Las bofetadas más sonadas van a parar a los de siempre: la sufrida clase media. Los que viven de una retribución mensual, los que corren el riesgo de que sus sueldos queden diezmados por la recesión, con presupuestos endémicos, difíciles de enderezar.

Crisis, políticos, banqueros, desempleo, congelaciones y retrocesiones salariales, subidas de tarifas en recursos básicos, prevaricaciones, estafas, privatizaciones, desahucios, embargos; circunstancias todas ellas, propicias para que la sufrida clase media no piense jamás en convertirse en Business Class.

Un trabalenguas: El país está enladrillado, quién lo desenladrillará, el desenladrillador que lo desenladrille, con la sufrida clase media jugará

Cartas

Número de cartas: 41129

Número de cartas en Diciembre: 27

Tribunas

Número de tribunas: 1906

Número de tribunas en Diciembre: 3

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador