La Nueva España » Cartas de los lectores » Salí con vida y lo agradezco

Salí con vida y lo agradezco

6 de Octubre del 2012 - Nacho Gaytan (Gijón)

Siento la necesidad de escribir este agradecimiento a la gente que ha trabajado durante más de tres tres años por mantenerme con vida y aún lo siguen haciendo.

No soy ni el primero ni el último que tiene una leucemia, ni el que de peor pronóstico, ni mucho menos el que más tiempo lleva luchando contra ella; por eso mi caso no es más especial que el de cualquier otro «compañero»; pero sí me ha ocurrido algo por lo que creo que debo expresar un especial agradecimiento. Tan especial que resulta casi imposible de describir.

En primer lugar, me gustaría empezar agradeciendo –y, sobre todo, valorando–, ya no sólo su buen trabajo, sino también el trato recibido al comienzo la enfermedad en la quinta planta de Rehabilitación, en hematología. Allí me cuidaron durante los primeros seis meses de la enfermedad y alguna que otra vez, cuando lo necesité. Pasé algún momento bastante grave del que salí adelante. Por eso, gracias a todo el equipo de doctores de esa área, a sus ayudantes, a todo el espléndido equipo de enfermería, a todo el de auxiliares y al de limpieza. A todos porque sin todos ellos no hubiera sido posible que muchos de nosotros salgamos de esta, y porque en esa planta se viven cosas muy duras demasiado a menudo.

En segundo lugar, mi especial agradecimiento a la que se ha convertido en mi segunda casa durante los últimos tres años: la unidad de trasplantes hematopoyéticos. A todo un equipazo de gente, profesional, supercualificada y cariñosa. A todos, desde el equipo de doctores, pasando por el excelente equipo de enfermería, el de auxiliares y también el de limpieza. De nuevo a todos porque allí también se viven cosas muy duras y porque hacen verdaderos prodigios dándolo todo por todos y cada uno de nosotros.

Allí me hicieron hace dos años mi primer trasplante de médula, al que me acompañó mi pareja (embarazada). Todo pareció salir bien y el primer año iba todo sobre ruedas, yo estaba cada vez mejor y tuve la gran fortuna de ver nacer a mi hija. Pero al cabo de un año, tuve una recaída así que tuve recibir tratamientos de nuevo. La leucemia no se detenía, por lo que hubo que volver a la quimioterapia.

Primer intento, un ciclo de una quimio: cinco semanas y dos días ingresado. No funciona.

Segundo intento, un ciclo de otra quimio: siete semanas y cinco días ingresado. No funciona.

Tercer intento, un ciclo de una nueva quimio experimental: cuatro semanas y tres días ingresado. No funciona.

Yo ya hace tiempo que me dejo hacer, sólo me queda una motivación, mi hija, pero no tengo la más remota esperanza de que algo funcione, y asumo que voy a morir.

Ya no hay más quimioterapias con las que probar y mi leucemia sigue avanzando, parece que ya no hay nada que hacer…

Pero mi médico insiste en intentar un segundo trasplante. Mi leucemia está tan avanzada que no entro dentro del protocolo de trasplantes; además estoy ya sin defensas, sin plaquetas y con pocos glóbulos rojos. Y sólo hay un donante, que es el hermano gemelo del anterior. Son genéticamente iguales; así que, en teoría, si uno no funcionó…

Pero mi médico insiste, dice que la diferencia va a estar en la forma de eliminar la médula existente antes de instalar la nueva. Ir a por todas con la quimio y añadirle radioterapia.

Mi pareja y yo ingresamos a principios de julio, conscientes de que las probabilidades de salir con vida de ese último ingreso eran casi nulas y, aun en el caso de salir de él, que lo más probable era que la leucemia persistiera.

Pues aquí estoy junto a mi hija, escribiendo este agradecimiento al que ha hecho posible que tenga un nuevo futuro, manteniendo la esperanza cuando incluso yo ya hacía mucho que la había perdido. Luchando contra viento y marea por todos sus pacientes y en este caso especial por mí.

Gracias por ser como eres, por ser tan profesional, por no rendirte nunca. Ojalá hubiera mucha más gente como tú, porque este mundo sería mucho mejor.

Por todo ello, este agradecimiento va muy especialmente dirigido a mi médico, el doctor Juan Carlos Vallejo.

Muchos ánimos y fuerza para seguir adelante para todos mis «compañeros» de penurias.

Cartas

Número de cartas: 22235

Número de cartas en Junio: 199

Tribunas

Número de tribunas: 1224

Número de tribunas en Junio: 13

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador

Archivo de Cartas