Elena Francis

12 de Octubre del 2017 - María Isabel Sánchez Agüeria (Gijón)

Querida Elena Francis:

Recurro a usted para pedir consejo sobre un problema familiar que sufro desde hace ya mucho tiempo pero que estas últimas semanas se ha agravado. Verá usted, tengo 17 hijos. Cada hijo tiene sus risas, sus lloros y sus tonterías, como todos los hijos. He tenido que ir adaptando la organización familiar a las necesidades y requerimientos de cada uno a costa de las canas que me han salido y de las horas de insomnio que he pasado (aún recuerdo con lágrimas en los ojos, cuando mis hijos se liaron a tortas entre ellos y estuvieron sin hablarse mucho tiempo). Pero son buenos chicos, se quieren y se respetan, y entre todos han ido superando las rencillas y han logrado que nuestra familia sea de las más respetadas en el barrio. Yo estoy muy orgullosa de todos ellos. Ahora volvemos a tener un problema de convivencia y por eso recurro a usted.

Una de las chicas quiere separar su habitación del resto de la casa. Dice que no se siente de la familia ¡a estas alturas! Reniega de su apellido, el más antiguo y con más abolengo del barrio. Dice que la menospreciamos, ¡pero si ha sido de las más mimadas precisamente por su carácter rebelde! Yo ya no sé qué hacer con ella. No sé en qué momento dejamos de entendernos, pero ahora mismo no hay forma de que nos comuniquemos sin acabar a voces. El resto de hermanos opinan, unos me dan la razón a mí, otros a la hermana, otros nos piden que hablemos, ninguno quiere que nos deje. Los vecinos que también se han enterado de lo que nos pasa (no me extraña con la broncas que montamos a veces), nos dicen que están preocupados pero claro, que cada casa es un mundo y ellos prefieren no meterse. Eso sí, nos han pedido que no alborotemos tanto que no les dejamos dormir.

En fin, que hemos llegado a un punto que, como te decía, no sé qué hacer. No puedo dejar que altere la distribución de la casa para hacer de su habitación un mini apartamento. Esa habitación ha pertenecido a nuestra casa desde el inicio de nuestra familia. Pero aparte de la cuestión inmobiliaria, está la parte sentimental. Yo quiero a la chica igual que a los otros 16 hermanos y no quiero que se vaya. Ahora bien, tampoco puedo consentir esté órdago que la chica me está echando. Yo he empezado castigándola quitándole el internet, luego la televisión, el móvil. Tengo al gato de la familia metido en su habitación porque no le gustan los mininos y así la tengo incómoda a ver si recapacita. Pero nada, ella sigue empeñada. Ahora me ha dicho que ya ha contratado a los albañiles para hacer las obras de separación de su habitación pero que aún no les ha dicho que vengan porque está esperando a ver si nos sentamos a hablar con la idea de que yo pague las obras de la reforma. ¡Tócate los ...! Disculpa el lenguaje Elena pero es que me enciendo con todo esto.

Le he pedido que me ponga por escrito claramente cuáles son sus intenciones para llevárselo a un abogado y ver qué medidas legales tengo a mi alcance para impedir que se vaya de la familia y nos quite una habitación. Yo por mi parte le he dicho que, si renuncia a esa idea de irse y dejarnos sin una parte de nuestra casa, me siento con ella y hablamos de cómo gestionar su espacio dentro de esta familia. Yo entiendo a la niña y también a sus hermanos que, con más o menos entusiasmo también han ido reclamando cambios en sus habitaciones. Me hago vieja, los tiempos han cambiado, los chicos han crecido y ya no son unos niños, tienen otras necesidades, el mundo avanza, cambia. Y las familias debemos ir adaptándonos a estos cambios. Pero sin perder a nuestros hijos.

Atentamente, España.

María Isabel Sánchez Agüeria, Gijón

Cartas

Número de cartas: 23676

Número de cartas en Diciembre: 63

Tribunas

Número de tribunas: 1274

Número de tribunas en Noviembre: 11

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador

Archivo de Cartas