La Nueva España » Cartas de los lectores » Tribuna » Los santos, ese chorro de bondad

Los santos, ese chorro de bondad

31 de Octubre del 2017 - Manuel Robles

Manuel Robles

Párroco de Tazones

Los santos por fuera son así: como el sol, como el agua, como el pan: corrientes y humildes. Algunos son importantes, otros inteligentes, otros carecen de estudios, también son jóvenes, mayores, niños, gente de ciudad, otros más de pueblo. Puede que hasta te los encuentres en la escalera, en la oficina, en el supermercado, o tomando un café en el bar del pueblo. Ellos están ahí, entre nosotros, sin hacer ruido ni cosas raras.

Los que yo conozco son de carne y hueso, son gente corriente, tienen una sonrisa amable, los ojos limpios, el corazón bueno, el alma candorosa, la sabiduría infantil, la firmeza en el alma, el trato delicioso, la ternura, el afán de servicio, el talento humilde, la caridad graciosa, la esperanza que apunta al optimismo, la fe que se puede cortar.

Y, ¿cómo son por dentro? Se saben sumergidos en Dios, como la esponja en el agua. Ellos viven y respiran en la presencia de Dios: y desde esa atmósfera se mueven: van y vienen, rezan, trabajan, cantan, viajan, descansan, hasta cuentan con el tiempo a su favor, porque su vida late en la intimidad con Dios. Ellos están “endiosados”, como si tuvieran ya habitación en las “moradas” divinas.

Y, ¿qué hacen por el prójimo? No teorizan sobre las tragedias humanas, las comparten, ellos cogen el evangelio por donde quema: a los pobres, a los miserables, a los marginados, a los que no pintan nada, les llenan el alma y los hartan de consuelo. Son como el sol, el agua, el pan que sin hacer ruido, hacen el bien. Y Dios está contento, porque gracias a ellos, nos llega ese chorro de bondad que atraviesa nuestro viejo y pícaro mundo.

Cartas

Número de cartas: 23513

Número de cartas en Noviembre: 213

Tribunas

Número de tribunas: 1274

Número de tribunas en Noviembre: 11

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador

Archivo de Cartas