La Nueva España » Cartas de los lectores » Señoras y señores

Señoras y señores

13 de Enero del 2018 - coro junquera lantero (Oviedo)

Bienvenidos al mundo del espectáculo.

Desde hace un tiempo, Hollywood anda revolucionado por las denuncias (a buenas horas mangas verdes) de numerosas mujeres (actrices en su mayoría ) contra algún determinado productor famoso, influyente e importante, y contra algunos otros actores y demás humanos pululantes del mundo del cine, teatro, etc., etc.

Lo primero que me pregunto es por qué estas mujeres han tardado tanto en denunciar estas situaciones vividas por ellas hace años, ¿es porque el sujeto o sujetos en cuestión ya no tienen tanto poder? ¿Se trata de que ahora ellas están en una posición que les permite revelar ciertas cosas y antes no? ¿Es acaso porque alguien ha dado el pistoletazo de salida y todas han ido detrás?

No lo sé, pero lo que sí creo es que, si como parece, era práctica común el que determinados hombres por su posición les reclamaran favores sexuales del tipo que fueran para darles trabajo, contratarlas o actuar con ellas, yo, no siendo quién para juzgarlas, me parece que han tardado un poquito en denunciar todo este bochornoso y abominable asunto.

Reconozco que, cuando se trata de ganarse el pan, no se pueden tener muchos miramientos , también que en todos los trabajos pasan este tipo de cosas y que yo me pongo siempre del lado de las mujeres por principio .

Ahora bien, dicho esto, y no estando de acuerdo para nada con la opinión públicamente expresada por determinadas actrices francesas, que vienen a decir que violaciones no, pero todo lo demás no está tan mal y entra dentro del juego del galanteo, repito no estando de acuerdo con estas declaraciones, tengo claro que tod@s sabemos hasta dónde queremos llegar, cómo queremos hacerlo, y lo que es una cosa, y lo que deja de serlo.

Me explico:

Hablando en concreto de relaciones laborales, si tu jefe coquetea contigo y tú le sigues el juego, no tiene por qué llegar a más si tu no quieres. Y un no es un no, a tu jefe y a todo quisque.

Pero si tu coqueteas y consientes en llegar a más porque con ello asciendes en el escalafón, consigues cualquier cosa que ambicionas, etc., etc., entonces luego no te quejes, porque es el precio que has decidido pagar.

Si te acosan y tu no lo quieres consentir, denuncia inmediata, por mucho que esté en juego tu puesto de trabajo, o tu vida se convertirá en un infierno.

Lo lógico es que no hubiera nada de esto, ni por prepotencia ni por nada, pero la vida no es de color de rosa y estos marrones ocurren a diario. Cuántas mujeres se ven sometidas a acoso y lo tienen que aguantar porque tienen que subsistir y no está el mercado laboral como para ir perdiendo trabajos.

Volvemos a lo de siempre, educación desde niños, en las familias y en las escuelas sobre este tipo de asuntos, acoso sexual, maltrato, relaciones sexuales libres y no como moneda de cambio, etc., etc.

Algún caso hay “sensu contrario”, es decir, de mujeres con más alta responsabilidad que el hombre y que le acosan, indescriptible y vergonzosa conducta que asímismo debe denunciarse y no consentirse, con las salvedades de las situaciones de cada uno, porque la teoría nos la sabemos todos pero la práctica es otra cosa .

No se puede seguir consintiendo que para conseguir un trabajo, conservarlo, haya que sufrir de todas estas actitudes demenciales, pero no sé yo si todas las que se han vestido de negro para reivindicarlo luego a la hora de firmar un contrato multimillonario, no se dejarían sobar aunque sólo fuera un poquito (presuntamente), ser consecuente y tener una actitud de respeto y dignidad con uno mismo , no siempre es fácil. Luego no lo critico, sólo espero y deseo que en cualquier ámbito las cosas cambien en este sentido y consigamos tener las relaciones del tipo que sean porque queremos sin nada más detrás ni delante.

El modelo clásico de secretaria con escote que acude al despacho del jefe a que le dicte una cartita y acaba en su regazo está tan manido que da pena, pero no por eso no sigue siendo una realidad en escenarios distintos. Si tú eres de ese tipo de mujer, adelante, estás en tu pleno derecho. Pero si no lo eres, no lo consientas y asesórate, a lo mejor las cosas no son tan difíciles de poner en su sitio. Gracias a Dios hoy en día el acosador, del tipo que sea, tiene muy mala prensa, eso sí, jamás mientas. Y si no es verdad, no te aproveches de ello, estarías haciendo un flaco favor a las mujeres en general, y a las que de verdad sí sufren acoso en particular.

Por principio creo que la mujer está en una situación de desventaja en estas cuestiones, en general, pero también creo que hay que ser sinceros y analizar cada caso, de nada sirve no hacer las cosas objetivamente, no valdría para nada y no nos solucionaría a largo plazo nada .

Quizá cada uno deberíamos plantearnos (hombres y mujeres) hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar en situaciones similares, eso sería una buena reflexión que nos acercaría más a este problema social que tan a diario viven tantas personas .

Y cuánto, cuantísimo, tiene que ver el que hablemos con total claridad a nuestros hijos desde bien pequeños y les mostremos los ejemplos que vayan surgiendo para que aprendan que el abuso de poder, sea del tipo que sea, el conquistar las cosas con malas artes, la fuerza, el empeño en llegar caiga quien caiga y a costa de lo que sea, no es el camino que deben seguir .

Y otra cosa fundamental , una vez que lo haces mal, se reconoce y se asumen las consecuencias

Eso es ser persona.

Coro Junquera Lantero, Oviedo

Cartas

Número de cartas: 23993

Número de cartas en Enero: 149

Tribunas

Número de tribunas: 1278

Número de tribunas en Enero: 1

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador

Archivo de Cartas