La Nueva España » Cartas de los lectores » Algo más sobre Purina Zapico

Algo más sobre Purina Zapico

9 de Octubre del 2013 - Albino Suárez (Pola de Laviana)

El día 13 del presente mes de septiembre aparecía la noticia, firmada desde Gijón por J. J. en un «Adiós a una Pionera» para referirse al fallecimiento de Purina Zapico Maroto, hecho que tuvo lugar en Venezuela. Y el día 21 Carlos Cuesta extiende su prosa sobre esta mujer que fue, según unos y otros, pionera del balonmano en España. Más todavía, J. J. dice que es introductora del deporte en España. Y, en cualquiera de los casos, uno y otro dicen que es lavianesa. Y hay que decir que no. Lavianés, para entrar en vereda, fue el padre, pero su hija Purificación no lo era. No nació en Laviana.

Ni su estancia en Alemania fue por motivos de estudio. En Alemania se encontraba porque el padre de ella, Mariano Antonio Zapico Menéndez (que más tarde agregaría, seguido de guión, el apellido Valdés) desempeñaba algún cargo diplomático, quien se hallaba aquel entonces en Berlín, donde con otros miembros de la familia estaba Purina, la que estudiaría, evidentemente, aprovechando el factor de su estancia allí. Pero no fue su presencia en Berlín el que hubiese ido a estudiar ex profeso.

Acerca de su regreso a «su Laviana querida», tampoco fue de vacaciones. De Pola de Laviana eran sus abuelos, en este caso el que fuera alcalde un tiempo, a finales del siglo XIX, Emilio Zapico Martínez, militar que falleció joven. A él se debe que La Pontona fuese urbanizada por primera vez.

Dígase también que, en honor a la verdad, la hermana de Purina, Carmina, fue tan impulsora del balonmano como ella misma. Este detalle puede corroborarlo Luisa Álvarez, la que citan tanto J. J. como Carlos Cuesta, y ambos desajustadamente al manifestar que Pola de Laviana es «localidad natal de Purina Zapico».

Queda referido que ni Pura, ni José Manuel, ni Mariano, ni Carmina, ni Antonio, ni Luis nacieron en Laviana.

Quien nació en Laviana fue el padre –sobre el que nadie dice nada– de estos seis hermanos, salvo error de nuestros datos. Y el padre, Mariano Antonio Zapico Menéndez, del que nos había hablado el escritor José Manuel Castañón, sí nació en Laviana en 1886. Se hizo militar, como su padre lo había sido. Fue comandante de Artillería. Escribió algunos tratados sobre estrategias aéreas. Se casó en Valladolid, donde nacieron cuatro de sus hijos; los dos últimos nacieron en Madrid. En 1936 desempeñaba el cargo de gobernador civil de Cádiz. Era miembro de Izquierda Republicana y, fiel republicano, al golpe de Estado de los sublevados nacionales franquistas que le conminaron a rendirse, se negó a entregar las posiciones en que se encontraba, al revés de otros que tal hicieron dentro del propio Gobierno gaditano. El que no lo hizo, como algunos otros fieles a la República, tras ser apresados, sin ninguna clase de juicio previo, fueron fusilados. Tal fue el día 6 de agosto de 1936.

En alguna parte consta que el propio Franco había instado a unirse al levantamiento militar contra la República al señor Zapico, a lo que el lavianés se negó. De ahí que, en cuanto los golpistas dominaron la situación, el propio Franco firmó la pena de muerte del que había sido su amigo en tierras africanas.

A la falta del padre, tanto los hijos de Mariano A. Zapico como la viuda, María Antonia Maroto Rodríguez, regresaron a Valladolid. De la capital castellana llegaron a Laviana, que sepamos, Purina y su hermana Carmina. Que, a partir de ahí, comenzase el juego del balonmano, que, con lo que Purina conocía, lograse que prendiese en otras mozas de Laviana ya es otro cantar. Lo que hubo ya se sabe. Pero no fue, pues, Purina sola la que hizo posible que el balonmano se iniciara en Laviana; fue también su hermana Carmina. Y, puestos a pedir monumentos, hitos, monolitos o reconocimientos, uno se atreve a pedirlos para el padre, el honesto militar gobernador civil que prefirió ser fusilado antes que traicionar la República, esto es, para Mariano Zapico Menéndez, que sí era de Pola de Laviana.

Cartas

Número de cartas: 26068

Número de cartas en Octubre: 99

Tribunas

Número de tribunas: 1342

Número de tribunas en Octubre: 4

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador