A la hondureña

4 de Agosto del 2009 - Cosme Ruiz Pérez (Gijón)

La reciente actuación militar en Honduras y sus verdaderas circunstancias, hace que preocupen ciertos interrogantes. De las reacciones, «políticamente correctas», de los organismos internacionales y... ¡cómo no! de la panoplia formada por Gobierno español y «amiguitos de más allá del charco», podríamos extraer algunas útiles conclusiones.

Lo que aparentemente parece un «golpe», no lo es, aunque el coro internacional cante lo contrario. ¿Y por qué...? Es sabido, para el que quiera enterarse, que el depuesto Zelaya es parte y estrategia en la «panda populista» Cuba-Venezuela-Bolivia-Nicaragua, etcétera. Hace tiempo se vienen denunciando, por hondureños recalados en España los movimientos autopromocionales zelayistas, en orden a establecer una Constitución y un régimen emulador de los cabecillas Castro, Chávez, etcétera. Así, a través de «consultas», enmendar una Constitución «ad-hoc», dilatándose en el poder.

La respuesta madura de la mayoría del pueblo hondureño, tras la denuncia al cesante Zelaya por abuso de autoridad y usurpación de funciones, realizada por Roy Urtecho, fiscal del Ministerio Público, supo responder en defensa de su Constitución y no toleró que golpistas como los Castro y Chávez, causantes de muchos muertos en sus golpes, armen escándalo internacional y hasta quieran meter «sus narices militares en casa ajena». Como concluyeron la Justicia hondureña y el propio Parlamento, esa consulta popular era contraria a la Constitución, con el agravante del despilfarro de recursos, publicidad y sueldos, etcétera, según el presidente del Tribunal Superior de Cuentas. ¿La intervención del Ejército?..., la verdad es que «suena» mal pero... ¿qué hacer en momentos extremos para defender la Constitución contra «roedores de turno», como los ya citados, y en previsión de enfrentamientos civiles...? ¿Y... por qué se escandaliza la «progresía» de esto si, aquí en España, también utilizan un general del ejército para poner orden en esa «cloaca» en que se convirtió el C.N.I.? ¿Ya no les quedan paisanos?

Así que, me uno a cuantos españoles felicitan al pueblo hondureño, que ha estado listo y no se dejó tomar el pelo y, menos absorber, pro su «vecindario comunista». Asimismo, por la valentía mostrada ante esa «secuestrada» y retórica reunión en torno a banquetes, que es la O.E.A. que, sin temor a ser expulsados de ella, manifiestan su deseo de abandonarla. ¿Y qué decir de las declaraciones del Rey, ZP, Moratinos y la C.E.E., con sus prisas en meter mano a esto y que contrasta con su «dolce far niente» y paciencia infinita, respecto a las andanzas represivas de los Castro? Hay dos varas de medir que califica de por sí, al inútil «ten con ten» y al bizcochable.

Conclusión que nos atañen: hay dos formas de dar un golpe de estado: el rápido, cruento y revolucionario, típico y frecuente en latinoamérica o el lento y gota a gota de «la vaselina y por detrás» que como en España, modela las mentes creando leyes y estatutos ilegales. el último ejemplo, la Ley de Educación en Cataluña, que acaba con un derecho fundamental: escoger lengua materna y educación para los hijos. Estas leyes por la puerta de atrás, legales según la Constitución, y con la propaganda del poder, arrinconan e incumplen aquella principalmente por los políticos y sin que les pase nada.

Si políticos y pueblo, pase lo que pase, siguen a lo suyo y le sigue gustando lo «bananero y qué bien lo hace su granjero», al tiempo... ¿podremos descartar algo...?

Cosme Ruiz Pérez, Gijón

Cartas

Número de cartas: 26601

Número de cartas en Diciembre: 123

Tribunas

Número de tribunas: 1367

Número de tribunas en Diciembre: 6

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador