La Nueva España » Cartas de los lectores » La consejera de Educación y el Conservatorio

La consejera de Educación y el Conservatorio

10 de Mayo del 2014 - Cristina Gutiérrez (Oviedo)

Estimada Ana González, consejera de Educación del Principado de Asturias: Me dirijo a usted a través de esta columna, que usted no leerá (pero que deseo que lea). Le escribo con relación a unas declaraciones suyas con respecto al profesorado del Conservatorio Superior del Principado de Asturias que he leído en la prensa el pasado día 7 de mayo. Podría haberlo ignorado, pero esta vez no voy a hacerlo porque estoy cansada de ver ataques para justificar lo que ya no es justificable. Lo hago a título personal y a diferencia de mucha gente, no me escondo. Generalizar y criticar sin saber es un deporte nacional en este país (igual que negar la excelencia y encumbrarla o hundirla cuando corresponde o les interesa a ustedes). Soy una ciudadana cualquiera que es hija de una de esos profesores que faltan en exceso a clase o que no trabajan según usted. Estoy cansada de oír tanto a la gente que desconoce qué es la Administración Pública, atacándoles y diciendo que son los que mejor viven en este país. Me pregunto hasta qué punto eso es cierto, porque sospecho que los únicos que viven bien en este país es gente como usted, señora Consejera, cuyo trabajo es informarse bien, que para eso le pagamos los ciudadanos (los que podemos, otros no tenemos la suerte ni siquiera de cobrar para contribuir), pero que por desgracia cuando le corresponde hacer su trabajo en público, no lo hace bien. Lo que desconoce usted es que el profesorado hace más horas, extras, que por supuesto nadie les paga y por amor al arte. Semanas que mi madre (y sus compañeros) hacen estas horas semanales de trabajo no retribuidos (algo que por supuesto, todavía estoy por ver a usted y a todos nuestros grandes representantes, elegidos por nosotros en las urnas y como ciudadana en una democracia libre que ha votado tengo el derecho de exigir) dedicados completamente a sus alumnos. Para preparar sus clases, su repertorio, sus exámenes de fin de curso o de carrera. Conciertos extra que han de realizar fuera de su horario laboral y clases que hay que recuperar porque las horas se montan y para que el alumno pueda asistir a otra asignatura, hay que cambiar. Mi madre tiene su horario obligatorio pero ha habido días en que no la he visto llegar a casa hasta que el edificio se cierra, habiendo entrado a las 8 de la mañana. Porque está ahí, trabajando. Por tanto le pido que deje de generalizar y por favor, ya que consulta con el Consejo de Estudiantes, tengan ambas partes la sensatez y la valentía de dar nombres y apellidos de las personas que no cumplen y oblíguenlas a que asuman la responsabilidad del trabajo mal realizado. Igual que se hace en cualquier lugar de trabajo. Que por cierto, deje de mentir al respecto del Consejo de Estudiantes, cuyos delegados no han sido recibidos por usted. Deje de manchar la reputación de las personas que pierden horas de su tiempo libre, porque aman su profesión y se lo regalan a los alumnos y luego han de leer declaraciones como la suya en la prensa, despreciando su más que precioso trabajo, tiempo y esfuerzo. Queridos compañeros de mi madre y a mi madre. Los que estamos a vuestro lado sabemos perfectamente cuál es vuestro esfuerzo, vuestro trabajo y vuestro ímpetu. Habrá alumnos que lo valoren, otros que no. Habrá gente que os deprecie en público y en la prensa, generalizando por culpa de unos pocos (pero que por lo visto, no hay valor para dar nombres y apellidos o decir la cantidad exacta de profesores que no cumplen con su labor). Pero los que esperamos pacientemente a que volváis a casa, cansados, a veces frustrados porque las cosas no han salido como esperabais para sacar el máximo potencial de ese alumno que tenéis en el aula, os esperamos con una sonrisa. Y los alumnos que habéis sacado adelante y que ahora están disfrutando de su carrera allá donde estén triunfando (fuera de España), excelentes son los que están orgullosos de haber pasado por vuestras aulas.

Cartas

Número de cartas: 28169

Número de cartas en Junio: 210

Tribunas

Número de tribunas: 1433

Número de tribunas en Junio: 9

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador