La Nueva España » Cartas de los lectores » Aperturas en verano de los centros escolares de Corvera

Aperturas en verano de los centros escolares de Corvera

5 de Julio del 2014 - Mauricio Granda Estévez (Trasona (Corvera))

Según se refleja en su periódico el gobierno de Corvera se basa en informe de los servicios sociales para rechazar la instauración de comedores escolares en verano al atentar la dignidad e intimidad del menor y favorecer su estigmatización, significando asimismo su apertura un retroceso a los tiempos de la beneficencia.

La opinión del equipo de gobierno, que no de todos los corveranos, ni de todos los miembros de la corporación seguramente tenga difícil digestión para quienes pasan hambre. A mí me está produciendo una úlcera, que aunque no sea un estigma refleja el mismo grado de indignación.

Para quien no lo sepa los tiempos de la beneficencia eran aquellos en que la virtud de hacer el bien (dar de comer al hambriento, etc) recaía casi exclusivamente en instituciones particulares. El estado social, al contrario, se caracteriza porque la administración, sin perjuicio de que haya instituciones benéficas organizadas por particulares, procura hacerse cargo de evitar y cubrir las necesidades básicas de los ciudadanos en situación de exclusión. Por tanto, a mi juicio, son opciones como las del PSOE de Corvera las que nos retrotraen a los tiempos de la beneficencia, no la apertura respetuosa de centros escolares en verano gestionada por la administración. Los argumentos objetivos y el sentido común dicen otra cosa: el retroceso, según nos indican muchos expertos y ONGs, no radicaría en la apertura en sí de los centros, sino en cómo se realiza la misma.

Que para fundamentar su decisión el PSOE de Corvera se esconda bajo la sombra de un informe de los servicios sociales no es baladí, ni tampoco le exime de sus responsabilidades, primero porque al trasladar el foco de atención al empleado cuyo informe (tal vez preceptivo, pero no vinculante), que merece todos los respetos intelectuales por enfocar en el daño moral al niño, pero que obvia que hay modos ya probados de evitar dicho daño, podría calificarse como un acto cobarde de elusión de responsabilidad política, y segundo porque no sería la primera vez que la libertad de cátedra del informador se supedita a las instrucciones del gobernante de turno.

Desconozco cuántos niños hay en Corvera en esta situación de necesidad, pero le recuerdo al señor alcalde, y al resto del equipo de gobierno, que hay una escuela de verano funcionando en la que dichos niños podrían haber participado sin que el hecho de quedarse a comer supusiera un trauma personal incurable. De hecho me consta que los Servicios Sociales municipales vienen derivando a la escuela de verano, en los últimos años, niños en exclusión que no pagan por las actividades, y no parece que se hubieran creado grandes conflictos ni se hubieran producido insuperables problemas de integración.

El pasado de este país nos ha enseñado que la dignidad puede ser compatible con llenar el estómago. Y más cuando dignidad, señores miembros del gobierno, es la cualidad de ser digno, y digno es ser merecedor de algo: desde luego estarán de acuerdo conmigo en que nadie merece pasar hambre. A la larga tendrán que explicar cómo se conjuga presumir de superávit con mantener cerrados los colegios en verano, sin proponer una alternativa para que los niños o sus padres no pierdan la dignidad acudiendo a la beneficencia o a la mendicidad: la misma recogida de alimentos que quizá no puedan cocinar, también puede ser calificada como beneficencia, ¿no creen? De hecho organismos como Cáritas consideran mejor opción la apertura de los centros escolares porque se aseguraría una alimentación equilibrada para el niño, cosa que no sucede con el reparto sin más de alimentos a su familia. Los niños merecen no pasar hambre, señor alcalde, merecen un plato caliente, y el hambre es algo más que una cosa, y por tanto puede aceptarse sin desdoro su alivio, sobre todo cuando se gestiona sin desprecio y, por tanto, con respeto.

Cartas

Número de cartas: 28169

Número de cartas en Junio: 210

Tribunas

Número de tribunas: 1433

Número de tribunas en Junio: 9

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador