La Nueva España » Cartas de los lectores » Sobre el «Asturias, patria querida»

Sobre el «Asturias, patria querida»

11 de Octubre del 2009 - José Ignacio Lajara (Oviedo)

No sin asombro y contrariedad seguí en su momento (LNE, 30-VII-2006) las audaces conclusiones a que, tras meritorias pesquisas, llegaba el etnógrafo y folclorista don Fernando de la Puente sobre el origen de nuestro «Asturias, patria querida», haciéndolo deudor, al alimón, de dos fuentes: cubana una y polaca otra. Si no había entendido mal, el hijo de un emigrante asturiano habría provisto la letra, y mineros o combatientes polacos, la música. Comoquiera que nadie, excepto una significativa puntualización respecto al texto hecha por el señor Insuela, ha salido al paso de tan singular teoría, a la que en recientes reportajes en última página de ese periódico (LNE, 11 y 12 de septiembre) parece concedérsele carta de naturaleza, creo que este asunto ha llegado demasiado lejos («Asturias, patrias queridas»).

El APQ comparte rasgos melódico-rítmicos con otras varias canciones muy populares aquí en Asturias hace algunos años; rasgos que la emparentan con ellas y que deben hacer suponer una común matriz melódica que, merced a la tendencia a la variación («variationstrieb», C. Brailoü) de todo canto tradicional, daría lugar, con el tiempo, a diversas variantes. En este grupo de canciones estaría la propia APQ, «El que llora por amores» (recogida por Torner), «Chalaneru, chalaneru», «Les barandielles del puente», «Cuando voy a tu casa, morena, a verte», y alguna otra.

Pero es que, además, la melodía íntegra del APQ está recogida por Sixto Córdova y Oña en su «Cancionero popular de la provincia de Santander», con el título «A todas horas del día - Tengo de subir al árbol», y anotada como «De Torrelavega». Aunque publicado a partir de los años cuarenta del pasado siglo, según su autor, éste «ha sido coleccionado desde 1895 y con mayor intensidad desde 1899». De las canciones en él recogidas «sólo he aceptado aquellas de sabor montañés muy definido que se canten o hayan cantado en nuestra provincia», dice. Esa misma melodía, como propia de «Santander-Asturias» y bajo el título de «Ruiloba, pueblo querido» (municipio cercano al de Torrelavega), aparece incluida en un cuadernillo de canciones de esa «provincia», armonizadas por Alwin Krumscheid y publicadas por la editorial Boileau. No hay que ir a lejanas tierras para buscar los orígenes del APQ. Que en Polonia se conocía el APQ era cosa sabida, por las tripulaciones de los barcos que, hace años, de allí traían carbón para los hornos altos de Avilés.

En lo que al texto respecta, su primera parte bien pudiera expresar el sentimiento de alguien alejado de su tierra, de un emigrante, ¿por qué no?; la misma letra parece sugerirlo. De todas formas, en el cancionero popular siempre se encuentran cantos en los que se evoca y ensalza al terruño y se proclama el orgullo de pertenecer a él. «Tengo de subir al árbol... coger la flor...», etcétera –segunda cuarteta–, es imagen, como otras (coger olivas, cortar la rama) de rancio abolengo y hondo significado poético que viene de siglos y que indica, por tanto, una probada antigüedad y arraigo; no es una imagen importada. Miguel Manzano la recoge también en su «Cancionero leonés» como perteneciente a un canto de boda, si bien con diferente música.

El APQ es de compás ternario, no de dos o de cuatro tiempos, tal y como aparece en algún cancionero de aficionados, con algún error, incluso, en la melodía. «Asturias, patria querida» es un canto popular de añoranza y exaltación, de alegría y camaradería, de folixa. Ha de interpretarse en «tempo» movido, no con el fatuo envaramiento con que debemos soportarlo en actos oficiales y «en todas las ocasiones». Su frase final –«y la flor he de coger»– ha de acabar como la que le precede: en cadencia descendente sobre el tercer grado, y no, como normalmente se hace, quizá por desafortunada influencia del carillón de la Escandalera, en cadencia perfecta y con un «ritardando» que acaba de desnaturalizarlo.

Resumiendo: el «Asturias, patria querida» no es ni polaco ni cubano. Aquí, en esta zona, está engendrado y aquí está incubado; aunque sea, como lo es, universal.

José Ignacio Lajara, musicólogo

Cartas

Número de cartas: 26337

Número de cartas en Noviembre: 145

Tribunas

Número de tribunas: 1357

Número de tribunas en Noviembre: 9

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador