La Nueva España » Cartas de los lectores » Tribuna » El foro Gaspar García Laviana contra Juan Pablo II y Carlos Osoro

El foro Gaspar García Laviana contra Juan Pablo II y Carlos Osoro

30 de Diciembre del 2008 - Angel Garralda

Se anunció este foro el 28 de noviembre en LA NUEVA ESPAÑA. Está formado por veintitrés sacerdotes ovetenses con la finalidad de «realizar un análisis sereno de la realidad social eclesial». ¡Casi nada! ¡A nivel universal! Pero quedaban colgadas en el alero dos preguntas como dos carámbanos: ¿Quiénes son los veintitrés y contra quién? Porque interesa saber si se trata de un foro o de un furúnculo.

Publicada al día siguiente la lista de los veintitrés, sigue la duda de si se trata de «foristas» o de «forenses», pues, por lo que dicen, da la sensación de que pretenden levantar el cadáver de la Iglesia, hacerle la autopsia y echar la culpa del muerto a quien corresponda, menos a ellos.

Se trata de un viejo foro de bastantes décadas que, ahora, cambia de nombre a ver si recobra la entidad perdida. Ha venido muy a menos, porque el último documento lo firmaban 43 y, ahora, esa cifra se ha reducido un 50 por ciento. Bien es verdad que, en esta ocasión, junto a los más veteranos, inasequibles al desaliento, aparecen con gran sorpresa nuevas espadas que han tenido mando en plaza durante muchos años en la diócesis, siendo voz común que algunos iban para obispos y se quedaron en futuribles.

Y se atreven a decir que «¡No vamos contra nada ni contra nadie!», mientras todo lector avisado responde por lo bajo: «Esto se lo contáis a vuestra abuela». Hasta ahora, todos vuestros documentos han sido contra alguien.

Mientras vais montando el andamio para «ejercer el derecho y el deber de la búsqueda de un lenguaje adecuado y de unos contenidos que respondan a los interrogantes y a los retos del mundo de hoy, laico, plural y diferente», los viandantes nos quedamos pasmados esperando impacientes ese «lenguaje adecuado» que dé solución a los grandes problemas que tiene hoy la Iglesia de Jesús, ¡bla, bla, bla!

Pero, vamos a ver, ¿será posible que ni Juan Pablo II ni Benedicto XVI, reconocidos entre los más grandes pontífices de la Iglesia, salvo lo que digan los politicastros de la Izquierda en España, que no los pueden ver, siendo ambos tan políglotas, no hayan sido capaces de hablar ese «lenguaje adecuado», dando respuesta a los retos que tiene planteados la Iglesia de Jesús? ¿Queréis demostrar que no han vivido eso que llamáis «la oración encarnada y confiada que impida la inercia, el silencio fácil y la frustración de muchos que están esperando esta respuesta»?

Pasan unos días y en la sección «Tribuna» de LA NUEVA ESPAÑA, el primero de la lista del foro nos repite el mismo mensaje de días anteriores, nos amenaza con publicar documentos y nos invita a formar parte del foro. Conmigo no cuentes, pero permíteme subirme al andamio antes de que terminéis de montarlo, y pregunto.

¿Somos tan tontos que no entendimos el «lenguaje adecuado» de quien aconsejó a Silva, presidente del Principado, «que no se resistiera a ir en representación a Covadonga, y que hace bien en no ponerse de rodillas, porque ésa es postura de esclavos»?

¿Somos tan tontos que no comprendimos el «lenguaje adecuado» de la carta de los 43 a don Gabino, arzobispo, en materia de absoluciones colectivas, comprometiéndose formalmente a desobedecer a Roma en tanto el Romano Pontífice no cambie el sistema de perdonar los pecados sin tener que oír en confesión a los penitentes?

¿Somos tan tontos que no comprendimos el «lenguaje adecuado», cuando alguien pronuncia una ponencia ante el Consejo Presbiteral presidido por el arzobispo Díaz Merchán sobre la pastoral de los divorciados vueltos a casarse, pidiendo, contra el magisterio perenne de la Iglesia, se les administrasen los sacramentos?

Entonces, ¿por qué don Gabino levantó su voz diciendo que, si su Presbiterio aprobara semejante proposición, él tendría que presentar la dimisión?

Y llegó el parto de los montes

El día 6 de diciembre, el foro Gaspar García Laviana dio a luz su primer documento, el parto de los montes, un ridículo ratoncito que no vale un escobazo.

Piden que los obispos de España se pronuncien sobre la «gigantesca» crisis económica. Y, ¿qué pueden decir cuando la solución no es de su competencia, si no les dejamos resolver la no menos gigantesca crisis interna de la Iglesia, que sí es de su exclusiva competencia? ¿No basta que Cáritas, la institución más valorada entre los españoles, grite alarmada ante la avalancha de cuantos golpean su picaporte? ¿Por qué, después de tantos años de foro clerical, nunca habéis criticado los desastres económicos, siempre en manos de la Izquierda, en el poder en base a tantos escándalos de corrupción? Tengo sumo interés en que me demostréis cuántas veces habéis secundando el mensaje de los obispos españoles en defensa de la vida, teniendo en cuenta el gigantesco genocidio de más de 1.500.000 asesinatos de inocentes antes de nacer propiciados en esta democracia. ¿Cuándo vais a salir en defensa de la ley natural, contra el mal llamado matrimonio de homosexuales?

A continuación, los que decían que no iban contra nada y contra nadie se enfrentan a nuestro Arzobispo porque «no manifestamos entusiasmo ni excesiva sintonía con su nuevo modelo de evangelización», tal como «el Año Santo de la Cruz» –que ha tenido el éxito de llenar la Catedral más que nunca–, «el enfatizar excelencias religiosas de llevar a Covadonga la Cruz de la Victoria, el mayor emblema de poder del siglo X». ¿A qué viene este puyazo? ¿A quién ofende que la Cruz de la Victoria vuelva después de 1.100 años a su punto de partida? ¿No es emblema de poder sobrenatural, emblema del amor redentor enjoyado con el amor de los cristianos que cantan «Oh, Cruz, tú nos salvarás», en la fiesta histórica promovida por don Carlos Osoro, y celebrada con entusiasmo desbordante?

Hasta les ofende que don Carlos haya consagrado a todos los asturianos a la Santina y obsequie personalmente a todas las familias con «su icono muy digno y también muy caro», palabras que me recuerdan a otras de Judas, justificando su crítica con la chorrada de que «no es lo más adecuado para tiempos recios y difíciles como los actuales».

Santina, bendice y abraza al Obispo que llevó a todos los hogares tu hermosa estampa, que presidirá enmarcada la vida familiar, para que, al menos la última mirada antes de partir al más allá sea a ti, Madre del Cielo. ¿Puede haber algo más adecuado para un cristiano en estos tiempos que llaman «recios y difíciles» que un beso, una mirada a la Madre de Dios?

¡Ánimo, don Carlos, porque este primer documento no sólo hace referencia negativa a usted sino también a Juan Pablo II, por el repliegue que, según le atribuyen, hizo del Vaticano II. ¡Qué fácil es olvidar la infiltración del marxismo en la Iglesia española! Y ¡qué bien lo hicieron repartiendo en nuestro Seminario del Prado Picón los primeros carnés del PC! ¡Qué bien conocía esta infiltración Juan Pablo II! Dan la sensación de que ellos sí han sabido discernir los signos de los tiempos. Usted y Juan Pablo II, no. ¡Ánimo, don Carlos, sin más protagonismo que el señorío de la humildad y la paciencia sonriente que «todo lo alcanza»!

Punto final: no entiendo por qué escogen como patrono del foro a un cura guerrillero de armas tomar que tiró de metralleta y cayó en la refriega, teniendo a mano en Asturias a 193 sacerdotes mártires inocentes entre 1934, 1936-1937, siendo perseguidos con singular saña aquellos que más se desvivieron por los pobres.

Angel Garralda es párroco de San Nicolás de Bari, en Avilés

Cartas

Número de cartas: 41677

Número de cartas en Enero: 199

Tribunas

Número de tribunas: 1921

Número de tribunas en Enero: 5

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador