La Nueva España » Cartas de los lectores » El colapso de los hospitales

El colapso de los hospitales

13 de Enero del 2018 - Aladino Fuertes Valdés (La Felguera)

Las farmacéuticas, en este diciembre, han hecho como se suele decir un verdadero agosto en lo que a beneficios se refiere, puesto que las ventas en fármacos, y sobre todo en las medicinas que no entran por la Seguridad Social, todo ello debido gracias a los médicos de cabecera asturianos, y a esa famosa enfermedad que se llamaba tos, catarro, mormera, congestión nasal y muchas cosas más, aunque hoy como somos muy peliculeros o informatizados llamamos "virus o bacterias".

En Asturias, en diciembre, se ven saturadas las puertas de las urgencias de nuestros hospitales, con largas colas de personas a la espera de una cura, una solución a sus problemas de virus catarrales, donde nuestros equipos de médic@s y enfermer@s, (perdonar por la letra @, es para que no me llamen machista), no dan abasto para poder ayudar a tanta muchedumbre a sus puertas. Su labor, caótica desde el primer momento, se ve sorprendida por el mal humor de las personas que están en las colas por el largo tiempo de espera, aunque todo el mundo llega a recibir su consulta o su ingreso si es necesario.

Este caos circulatorio a las puertas de los hospitales tiene unos culpables, para mi entender, que son los médicos de cabecera: o bien reciben alguna orden por encima de ellos o no están por la labor, la solución está en sus manos ¿por qué no la dan?. Si te pasas 5 o 6 días con fiebre, tos, malestar general y ya, tú mismo te compras un jarabe, ibuprofeno, paracetamol o bien dolocatil, y continuas con los mismos males, engordando los beneficios de las multinacionales farmacéuticas, sin pasar por el médico de cabecera, cuando vas, te receta lo que tú ya llevas tomando desde hace varios días, te entra la risa. Un ejemplo es que un médico de guardia del ambulatorio de La Felguera acaba con las existencias de dolocatil de dos farmacias de Langreo, donde los farmacéuticos mismos se ríen ya al ver una nueva receta de ese medicamento. Por favor, señores médicos de cabecera, sabéis que hay momentos en los que ya hay que recetar un antibiótico, así ese trabajador no causará baja a la empresa, se recuperará primero y, por último, no acudirá en masa, entorpeciendo y atascando a los servicios de urgencia de los hospitales, que son para urgencias.

Aladino Fuertes Valdés, La Felguera (Langreo)

Cartas

Número de cartas: 25284

Número de cartas en Junio: 199

Tribunas

Número de tribunas: 1316

Número de tribunas en Junio: 2

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador