La Nueva España » Cartas de los lectores » El último paraíso

El último paraíso

13 de Enero del 2018 - marino iglesias pidal (Gijon)

Dios, cómo llovía. Resultaba abrumador el impetuoso y sordo golpeteo del agua sobre la tela.

Hacía un frío que lo tenía aterido. Se cambia de mano el paraguas para darse calor restregando, alternativamente, uno y otro escuálido brazo.

Hace por esconder la cabeza entre los esmirriados hombros y apretar éstos sobre su cara para protegerla.

Y además en zapatillas.

Es al bajar la mirada hacia sus pies, helados, cuando se da cuenta de que tan sólo a unos pasos ya no llueve. Por fin a techo.

Cuelga el paraguas en el respaldo de la silla que, sin consideración alguna, agrede los huesos de sus descarnadas posaderas. Se remanga el pantalón del pijama y cambia las empapadas zapatillas por zapatos sin atar.

Considera que estará más caliente con el colchón y el cobertor encima.

Se acurruca debajo de la cama castañeteando las encías, su dentadura está en un vaso con agua sobre la mesita de noche, como si se tratara de una quijada vibradora con pilas nuevas.

Sólo una hora al día de agua caliente.

Y el director de la residencia, bien, gracias. Pero como se atasque el sumidero de la ducha...

Marino Iglesias Pidal, Gijón

Cartas

Número de cartas: 25272

Número de cartas en Junio: 187

Tribunas

Número de tribunas: 1315

Número de tribunas en Junio: 1

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador