La Nueva España » Cartas de los lectores » La ONU y la paz en Colombia

La ONU y la paz en Colombia

13 de Enero del 2018 - javier arjona (Siero)

Este sábado tiene prevista visita a Colombia el secretario general de Naciones Unidas.

¿Se trata de una visita cualquiera?. No parece. La ONU ha estado y está teniendo protagonismo en los intentos de paz en la guerra colombiana y tiene dos misiones específicas para ese tema.

Además, pese a que le duela siempre al gobierno local que amaga con pedir su retiro, hay otra instancia de la oficina de DDHH, cuyos Informes, como de otra forma no podrían ser, "duelen" especialmente: simplemente reportan el altísimo número de violaciones a los ddhh.

La visita de António Guterres a nombre de la ONU viene precedida de "recomendaciones" del mecanismo de verificación para que.. se haga más por cumplir los Acuerdos de hace un año.

Su delegación se entrevistará con el gobierno, con el ejército, con el partido FARC y con la iglesia. También con la "sociedad civil" y con la Misión de Verificación de las Naciones Unidas y el Equipo de País de agencias de Naciones Unidas que trabajan en Colombia. Y el domingo se incluye una visita a un Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación de ex combatientes de FARC en el departamento del Meta.

En el último informe de este año ante el Consejo de Seguridad Guterres resalta los avances (particularmente el desarme de la guerrilla) y también los fallos: "denota preocupación por el creciente número de asesinatos de líderes sociales, defensores(as) de derechos humanos, activistas de restitución de tierras y promotores de programas de sustitución de cultivos, así como los homicidios de ex integrantes de las FARC-EP. Además, el informe resalta el incidente sucedido en Tumaco el 5 de octubre de 2017, en el cual siete personas fueron asesinadas y 20 heridas durante una operación de erradicación de coca, como uno de los casos más serios desde la firma del Acuerdo de Paz."

También recalca el impacto humanitario positivo del cese al fuego temporal entre el Gobierno de Colombia y el ELN, a pesar de los incidentes y obstáculos que se presentaron, y hace un llamado a las partes a realizar todo esfuerzo posible para consolidar y ampliar los avances humanitarios logrados hasta ahora.

El secretario general concluía que, si bien existen grandes desafíos para la consolidación de la paz en Colombia, tiene confianza en que la dinámica generada en 2107 por el cese al fuego y la dejación de armas se puede mantener. Además hace hincapié en que "incluso entre quienes ven el Acuerdo de Paz con escepticismo, existe la percepción de que han surgido nuevas circunstancias, y de que hoy día existen nuevas oportunidades de zanjar las divisiones históricas y construir un país más estable y unificado".

Para ser un lenguaje de la diplomacia se evidencian paralelismos con preocupaciones graves que otras instancias civiles señalan: la paz precaria, la paz indecisa, los incumplimientos graves, señalados oficialmente como que solamente el 18 % de lo acordado se ha puesto en práctica.

La paz frágil, se ha dicho en sede de ONU, que lo es, frágil y esquiva, porque el gobierno no está teniendo la voluntad de honrar lo pactado, y porque en estos momentos también se ha retirado de Quito en las conversaciones con el ELN al interpretar unilateralmente que al concluir el plazo firmado de alto el fuego, este se prorrogaría ...sin verificar sus condiciones de cumplimiento o vulneración. Y previamente había denuncias de que el ejército habría vulnerado.

No está en el lenguaje explícito de la ONU la parte más visible de las zancadillas a la paz a construir: " que persisten en Colombia los mecanismos de violencia privada, paramilitar y semioficial, motivada por intereses de grupos políticos y económicos que usufructuaron durante seis décadas el conflicto , quienes propician y mantienen dinámicas de poder para asesinar y amenazar a líderes sociales y populares en los territorios..".

Que "...pese a la Colombia color rosa, edulcorada, que muestra la prensa hegemónica nacional e internacional, después de Haití, Colombia es el segundo país más desigual del hemisferio, donde persiste una fuerte dinámica de concentración de la propiedad rural, lo cual impide a miles y miles de campesinos acceder a suelos adecuados para cultivar. Se ha despojado a millones de campesinos de sus tierras y se propició con ello la consolidación de amplios latifundios de ganadería y monocultivo". Y que pese a que el primer acuerdo entre gobierno y FARC tenía que ver precisamente con la Tierra, y que antes del acuerdo ya había vigente una "ley de tierras", esta nunca se ha desarrollado, y a los líderes campesinos que han intentado acceder a ella (líderes de restitución de tierras) se los ha asesinado a mansalva.

Que "...mientras ocurren a diario asesinatos de líderes populares, la respuesta sistemática del gobierno es la de negar las dinámicas del terrorismo de Estado, insultando incluso a las víctimas alegando que lo son por motivos de faldas, como ha venido haciendo histórica y cínicamente la avariciosa oligarquía colombiana en el poder, mientras se favorecía el accionar del paramilitarismo-guerra sucia de exterminio".

"Si fracasa la paz en Colombia, fracasa la historia en América Latina", ha dicho estos días en Cartagena el ex presidente uruguayo Pepe Mujica.

"La paz de Colombia no puede esperar", ha expresado el colectivo de refugio Luciano Romero en Asturias.

Con la ONU, con su mecanismo de monitoreo y con su alto representante de la oficina de DDHH se reunía por separado el año pasado la 13ª delegación asturiana de verificación, compartiendo datos y valoraciones que fueron trasladados al Informe asturiano presentado al parlamento astur.

Verificación para esa paz y para esos derechos elementales que la ONU apoya se volverán a organizar en breve en la que será ya decimocuarta visita asturiana al terreno que ha empezado a prepararse y que contará también con el apoyo de 4 representantes irlandeses del sindicalismo fabril y de la Vía Campesina.

Sindicalismo y campesinado que se han comprometido, hace decenas de años como Asturias, con la paz colombiana.

Javier Arjona, Pola de Siero

Cartas

Número de cartas: 27049

Número de cartas en Febrero: 134

Tribunas

Número de tribunas: 1395

Número de tribunas en Febrero: 6

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador