Españolear

7 de Mayo del 2018 - José Luis López Tamargo (Oviedo)

España ya no es un “enigma histórico” ni un país tan exótico, aunque nos persigan el “síndrome del qué dirán” y los actos propios de los ambientes de picaresca. Pero el problema territorial ha resultado ser lacerante. Habría que aclarar la importancia en la construcción del Estado español contemporáneo de los intereses regionales vasco y catalán, privilegiados. No estamos para demasiadas epopeyas, primando los discursos identitarios de la nueva izquierda, los nichos de mercado y segmentos de consumidores cada vez más especializados. Lo que nos quita el sueño es la hipoteca, el empleo y el futuro de las pensiones.

España es territorio de franquicias con nombres anglos falsos. Palabras como “parking”, “puenting” o “zapping” jamás han existido en el idioma inglés. Cada vez hay más esnobs y neotribales. Será el mercado global temático que regionaliza la identidad española y nos hace dados a las aventuras individualistas, imitadores de los gustos y tendencias de una pretendida “jet set” de signo cosmopolita. Consumimos prensa rosa e imágenes de paraísos virtuales del imperio, siendo los Estados Unidos uno de los países más provincianos y localistas del planeta, con la excepción obvia de Nueva York, Seattle o California.

España ya no es vista sólo a través de clichés de Lola Flores y toros. Se lleva Almodóvar y existe un interés creciente por noticias políticas y museos. Falta sentido de cohesión nacional actual, de sana ambición que sepa ponernos en el imaginario de los extranjeros como potencia cultural, con una lengua muy relevante hablada en veintidós países. No hay nada semejante a la Commonwealth británica de naciones. Lo español es “spanish” de sombrero mariachi, Bronx y Miami. En Europa suena España como socio democrático amigable, turismo mediterráneo de fiesta y playa, comida. Poco más. Tal vez algo de Don Quijote, Tomatina y San Fermín desubicado. Mallorca, territorio casi alemán.

Asturias es una histórica región del norte de España a la que todos los asturianos tenemos un apego muy especial. Es la “España verde”. La verdad es que me siento español porque se ha hecho un esfuerzo colosal en democracia y la nación española es antigua. Asturiano, de raíces entrañables.

Todos los estados presentan diferencias regionales notables. No es lo mismo la Alemania del Este que Baviera, un italiano de Lombardía que un siciliano. Pero lo que nos hace libres es la igualdad de derechos en una sociedad abierta, la huida de todo fanatismo regresivo. Europa es un gran proyecto y España, en su conjunto y desde su pluralidad, un país universal todavía por redescubrir tal cual es. Incluyendo a una Cataluña también de “Tabarnia”. Un equivocado “espíritu romántico de los pueblos” está minando la unidad política de España.

José Luis López Tamargo

Oviedo

Cartas

Número de cartas: 37532

Número de cartas en Septiembre: 171

Tribunas

Número de tribunas: 1742

Número de tribunas en Septiembre: 8

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador