Laus hispaniae

4 de Septiembre del 2018 - José Luis López Tamargo (Oviedo)

Los españoles somos hijos de Numancia, Don Pelayo y el Cid. Pero también de la Dama de Elche y el riquísimo legado romano, románico, andalusí y de Sefarad. Las Españas han gestado mitos universales como los de Don Quijote, Don Juan, la Celestina, Carmen, los audaces conquistadores, el Siglo de Oro. Las leyendas de los ibéricos como los más antiguos pobladores de Irlanda –milesios– y las Islas Británicas. Las conexiones atlánticas preceltas y celtas de petroglifos y castros, del mundo de necrópolis tumulares y construcciones megalíticas, existen desde hace siglos. Es Hispania tierra de los antepasados y de auroras, que alcanzó consistente entidad organizativa con la eterna Roma de cuatro emperadores de linaje hispano, el latín, las instituciones cívicas, calzadas, el comercio de “garum” y Séneca. La Monarquía electiva visigótica unificó el territorio bajo el cetro católico y conciliar, dando luz al gran erudito San Isidoro. “Perdida España” por la dominación mahometana, los clanes vadinienses y ástures guiados por refugiados godos inician el núcleo de la Reconquista asturiana, que establecerá varias marcas en Gallaecia y la Meseta Norte. El descubrimiento del sepulcro Jacobeo supondrá el hito de la primera ruta religiosa, cultural y comercial transnacional europea. El León de 1188 se considera la cuna del parlamentarismo europeo. El multicultural Toledo de Alfonso X el Sabio verterá para Occidente lo mejor de la erudición clásica grecolatina y oriental a través de relevantes traductores. Se alzaron lonjas y preciosas catedrales. Se crearon atarazanas y consulados del mar. Los Reyes Católicos dan lugar a una gran corona expansiva hispánica basada en la unión de Castilla y Aragón, pero preservando la diversidad de regímenes legislativos y tradiciones. La presencia española en América generó Leyes de Indias, urbanismo barroco y utópico, mestizaje. Antes de la colonización británica de Nueva Inglaterra ya había en América una docena de universidades hispanas. Posteriormente España vivirá la ilustración reformista borbónica y abundarán las expediciones para realizar estudios geográficos y naturales, creándose instituciones culturales de gran calado. En las Cortes soberanas de Cádiz los asturianos tendrán un papel destacado con los trabajos de Argüelles, Conde de Toreno, Inguanzo, el historiador Martínez Marina. Llegará el romanticismo, el ferrocarril de “Adiós, Cordera”, la restauración canovista y el movimiento obrero. El Gran Bilbao. Son cruciales la Generación del 98, del 27, la Institución Libre de Enseñanza y el europeísmo de Ortega y Gasset. Se dará la contienda incivil en un marco europeo de extremismos ideológicos tan bien retratado por Chaves Nogales. España no es una antigualla extraña ni una selva. Es un marco avanzado de convivencia, diálogo y civilización. Es cierto que en la Transición pudo quedar algún asunto en el tintero, pero no nos atasquemos en el mito del eterno retorno de nuestros fantasmas. Ni miremos siempre al pasado con ira. Fiat lux.

José Luis López Tamargo

Oviedo

Cartas

Número de cartas: 37532

Número de cartas en Septiembre: 171

Tribunas

Número de tribunas: 1742

Número de tribunas en Septiembre: 8

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador