La Nueva España » Cartas de los lectores » La sanidad pública la dejamos decaer todos nosotros

La sanidad pública la dejamos decaer todos nosotros

12 de Febrero del 2019 - José Viñas García (Oviedo)

Hay especialidades que funcionan bien, hay otras que no tanto, pero lo verdaderamente preocupante es la dirección en todos sus órganos de mando y responsabilidad. Todo cuanto tocan los políticos y no se pone en manos de profesionales de verdad acaba irremediablemente en desbarajuste y desastre. Empiezan a colocar amiguetes para dirigir, gestionar y mandar en todo tipo de empresas públicas y garitos administrativos, empiezan por querer contentar a todos, en las listas electorales colocan por cremalleras a mujeres, no importa que sean válidas, solo les obliga su compromiso con las feministas retrogradas incrustadas de lleno en todos los ramos de la administración, luego nos encontramos con nefastas gestiones en todo. Nada debiera asustarnos en el momento que se repartan listas y cargos por afinidad o compromiso incomprensible para el buen funcionamiento de cualquier empresa que se precie.

Asturias nos preocupa mucho por cómo la tratan los políticos de turno que nos tocaron en suerte, creo que es generalizada esta preocupación en otras comunidades, pero algunas resisten mejor por otros parámetros de supervivencia que nosotros no tenemos. Por ello, debemos exigir todos, nada de conformarnos y adormecernos en la complacencia de lo irremediable, hay que espabilar a estos ineptos de dirigentes que se colocaron en cargos para ellos mantenerse y servirse de la política, cuando la misión primordial de todo político es servir a los demás. Cierran empresas, nuestra industria la desintegran y dicen que la UE les impide ayudar a empresas en apuros ¡nos toman por idiotas! ¿Para ayudar a la banca y las empresas que gestionaban las autopistas si les permitían, y, para cualquier otra empresas que los trabajadores se vayan a la mierda? Me pregunto ¡para qué carajo están ustedes!

Debemos reclamar que nuestras administraciones funcionen mejor, qué cuando tengamos listas de espera en la sanidad fuera de toda lógica y comprensión, no nos conformemos, eso solo hará ir a peor todo. Qué cuando alguien nos trate sin respeto, abuso, vejación o sientas que te quieren disminuir cómo persona, estés en un hospital o ante el presidente de gobierno, debes exigir tu dignidad, tienes que honrar tu vida. Eres un paciente que acude a un hospital a curarse, no un enfermo mental que tengan que colocarte el babero, llevarte con el culo al aire por los pasillos, echarte el azúcar, abrirte la mermelada y la mantequilla las auxiliares metiendo sus guantes de uso para todo dentro de tu comida porque una supervisora tenga mandatos absurdos. Ustedes ayuden a quien lo necesita, al resto respeto simplemente.

Dentro de un hospital, las enfermeras y auxiliares tienen el compromiso de cumplir con su responsabilidad profesional, que incluye una mínima preparación de trato y respeto por todos los enfermos. Los médicos cumplen con su labor dignamente, cada vez son menos y se les exige más. Todo relacionado con la gestión de esos mandos (enchufados todos) que no planifican y no regulan nada en su tiempo: ni vacaciones, bajas, jubilaciones, etc. tampoco son capaces de solucionar la complementación de pública y privada de cirujanos y especialistas que abusan en horarios y sobretodo en usar la publica cómo una proyección publicitaria consentida para su consulta privada. Todos saben que acudir al especialista de turno a su privada es sinónimo de tener la alfombra roja para entrar por la puerta grande para pruebas, ingresos y operaciones en el hospital público, cuando, si le pides cita para su consulta pública, muchas veces tienes que esperar meses para ello y luego un periplo de más meses para pruebas y resultados antes de ser atendido de la misma forma que dándole 100 euros en su privada ¡ojo! a la hacienda pública ¿Cuándo exigirán que se entregue factura obligada para todos los que atienden en su consulta privada sin necesidad de pedírsela en cliente? ¿Cuántos millones se escaquean al fisco miles de especialistas repartidos por todas las ciudades y villas de España que solo dan factura a unos pocos de los muchos clientes que atienden cada día? Y, por supuesto cerrarles el grifo de esa publicidad encubierta de su consulta privada dejándoles cueles de clientes en hospitales públicos. Me decía una enfermera que ahora lo tenían más difícil que antes donde todo el monte era orégano, pero que siguen muchos con esa costumbre provechosa a costa del perjuicio a los demás.

Cartas

Número de cartas: 29249

Número de cartas en Octubre: 195

Tribunas

Número de tribunas: 1477

Número de tribunas en Octubre: 7

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador