La Nueva España » Cartas de los lectores » La manifestación de Madrid

La manifestación de Madrid

12 de Febrero del 2019 - J.J.J. Suárez González (GIJON)

Con el recuerdo de las concentraciones en la Plaza de Oriente, con una estética parecida, donde no han faltado ni las banderas con el aguilucho, ni los brazos en alto, y con los mismos autobuses pagados, más bocadillo, las derechas se han manifestado en Madrid para exigir elecciones. Solo faltó el de la voz aflautada diciendo que Sánchez, con el que el facherío ha agotado todos los insultos, es el líder del contubernio comunista-judeo-masónico que quiere acabar con España. Ver a los del PP, que no fueron capaces de impedir dos consultas en Cataluña, referéndums que nos dijeron que nunca se celebrarían, y a los de Ciudadanos, que han estado sosteniendo el Gobierno de Susana Díaz hasta anteayer, subidos al mismo carro que los de Vox y los de Falange Española y de las JONS es patético y exigir, de la mano de esta gente, elecciones inmediatas roza el más espantoso de los ridículos, porque estos compañeros de viaje que se han echado estuvieron encantados viviendo en una España donde no hubo elecciones en 40 años. Las elecciones autonómicas, municipales y europeas serán el día 26 de mayo y las generales, como mucho, no se pueden celebrar más allá del año 2.020, aunque seguramente serán antes ¿por qué entonces ese prurito electoral? pues porque las derechas, en verdad, no se concentraron en Madrid para exigir elecciones ni por la unidad de España, lo hicieron como primer gran acto de la campaña electoral, un primer acto, hay que decirlo, poco multitudinario, pues solo concentró a 50.000 personas. La manifestación del orgullo gay concentra a 500.000.

Como conocemos muy bien la verdadera condición de una buena parte de la derecha española, sus cosas no nos extrañan, aunque algunos lleven la bandera de España hasta en el calzoncillo, sabemos perfectamente que no tienen el patriotismo tanto en el corazón como en la cartera, extraña más que conspicuos del Partido Socialista se unan al aquelarre, no porque no hayan atacado a Pedro Sánchez en el pasado reciente, no porque no dieran un golpe contra su propio secretario general, sino porque unirse en las críticas a las derechas más cavernícolas es demasiado grosero. Eso es lo que han hecho Felipe González, Alfonso Guerra y los mismos barones que protagonizaron la asonada contra Sánchez. La guinda del pastel, iba a ser el discurso de Vargas Llosa, ese peruano con nacionalidad española, desde 1993, que en su juventud fue comunista y que ahora, marqués, y defraudando a Hacienda todo lo que puede, se ha erigido en portavoz de las derechas, pero, finalmente, lo han reservado para mejor ocasión. Ser pareja de Isabel Preysler debe imprimir carácter, porque un recorrido parecido hizo Miguel Boyer.

En fin, con una izquierda desarbolada, sin ideas, sin programa, cometiendo continuos errores, algunos que se rectifican al cuarto día, sin Norte ni hoja de ruta, etc, las derechas lo tienen claro, todas ellas, desde las más extremas hasta Ciudadanos, pasando por el PP, se han unido con una sola intención: llegar al poder y hacerlo cuanto antes. Los demás eslóganes son pamplinas.

A mí estos asesores que tiene Pedro Sánchez, por inútiles, me recuerdan mucho al secretario técnico del Sporting, caen los entrenadores que trajo, son un desastre los jugadores que fichó, el equipo va de capa caída, pero ahí sigue, tan guapo. A veces los despidos fulminantes son necesarios, antes de que la hecatombe sea total. Para que el PSOE, y las izquierdas en general, no sufran un batacazo de libro, un batacazo del que puede que no se vuelvan a recuperar, hace falta un milagro o algo que se le parezca. Esas cosas a veces han sucedido, dicen que en Covadonga, por ejemplo. Los que somos de poca fe, y más de Santo Tomás que de San Agustín, queremos verlo con estos ojitos.

Cartas

Número de cartas: 29249

Número de cartas en Octubre: 195

Tribunas

Número de tribunas: 1477

Número de tribunas en Octubre: 7

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador