La Nueva España » Cartas de los lectores » La mejor solidaridad con Venezuela

La mejor solidaridad con Venezuela

12 de Febrero del 2019 - JUAN LUIS VALLINA ARIZNAVARRETA (FELECHES-SIERO)

Estamos asistiendo a una declaración de supuestas buenas intenciones tanto de EE.UU como de España y Asturias en particular, y que tras escuchar las cuantías destinadas a paliar las carencias en que supuestamente vive el pueblo venezolano y en particular la colonia española que parece tanto preocuparnos, vale la pena una reflexión.

Detrás de ésta supuesta ayuda humanitaria hay una intencionalidad política cínica que conviene tener en cuenta para su correcta valoración.

Comenzando por EE.UU, choca que se congelen valores bancarios y fondos del petróleo a Venezuela por valor de 18 mil millones de dólares y paralelamente se anuncie una ayuda humanitaria de 20 millones de dólares y que supone un 0,11% del total de fondos venezolanos retenidos por el gobierno de Donald Trump. Si esas cantidades retenidas fueran abonadas al gobierno legítimo, habría recursos suficientes para pagar y garantizar alimentos y medicación a la población. Ello quiere decir que la solución no es tanto enviar ayuda humanitaria como levantar el criminal bloqueo y permitir el comercio bilateral del que ningún país en solitario puede vivir.

Lo que subyace en el fondo con la complicidad de los poderes mediáticos es la asfixia a que se quiere someter a un país para estrangularlo y colocar en la dirección del mismo un pelele útil a los intereses de EE UU.

No hay que olvidar que los ingentes recursos de Venezuela en reserva de petróleo, oro, diamantes, hierro y otros minerales son un plato exquisito para el imperio yanqui. La historia está marcada de acciones similares en el Continente y fuera de él.

La ayuda prometida por el Gobierno de España va en el mismo sentido, con la diferencia de que pretende sea destinado a la colonia española. Un hecho aparentemente solidario, pero irreal. La colonia española es de clase media-alta y no necesita limosneos aunque la avaricia de algunos podría venirles de utilidad.

Choca que mientras de repente nos preocupa el estado en que puedan vivir nuestros compatriotas en Venezuela, no permitimos que salgan barcos al rescate de miles de subsaharianos que llegan a nuestras costas huyendo del hambre o la guerra y a los que llegan, los deportamos o encerramos en internados hasta nuevas órdenes. Igualmente somos cicateros con la ayuda a la cooperación internacional, situándonos muy lejos de la recomendación de las NN.UU de destinar el 0,7% de nuestros presupuestos a enmendar siquiera la enorme desigualdad en el mundo, particularmente de nuestra vecina África de la que tantos recursos naturales hemos expoliado a lo largo de la historia, sin que tuvieran el más mínimo desarrollo.

De la cuantía que comprometió el Gobierno asturiano, más de lo mismo. Si se repartiera entre la población asturiana estimada en 6.300 personas según cifras del propio gobierno asturiano, no llegaría siquiera a los 32 por persona. Cantidad risoria y a la vez inútil, no solo porque la inmensa mayoría de asturianos residentes en aquel país es empresario o regenta algún tipo de negocio estando por ello en mejores condiciones de afrontar cualquier adversidad, sino porque de esa escuálida ayuda, una parte se la llevará la empresa Fundación España Salud, que gestionará esos recursos destinados a medicamentos.

De otra parte, la Cooperación al Desarrollo en Asturias, dista igualmente mucho de las recomendaciones de la ONU. Las ONGs asturianas saben bastante de esto. Muchos de sus proyectos tienen aplicación en América Latina y año tras año han sufrido recortes haciendo inviables sus compromisos en el Continente.

Vuelvo al principio. Levántese el bloqueo, que Venezuela pese a la bajada de los costes del petróleo, tiene ingentes recursos para pagarse lo que necesite importar.

Este es el origen de la crisis y no otra.

Cartas

Número de cartas: 27589

Número de cartas en Abril: 173

Tribunas

Número de tribunas: 1414

Número de tribunas en Abril: 6

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador