Ye natural

29 de Julio del 2019 - José Luis López Tamargo (Oviedo)

Sobre el tema de la llingua asturiana, decir que esta polémica enconada ya lleva en candelero casi 50 años. Desde una visión de paternalismo costumbrista, a veces bienintencionado, se quiso dar al asturiano unas connotaciones anecdóticas, de tipismos meramente aldeanos y para causar risa. Desde una cosmovisión asturianista, se quiere ver ilusoriamente la lengua asturiana como pieza constitutiva de una nación asturiana al modo herderiano y de Fichte. Lo acertado y fiel al espíritu constitucional es su consideración oficial no coercitiva y amoldada a la realidad de una Asturias solidaria y leal, de gran españolidad cívica y gente local muy arraigada, pero también de ciudadanos universales y muchos asturianos de adopción. El asturiano no es solo “fariñes o papas”, “duernu”, “mucir, muñir, mecer o catar”, “cuchu o cuitu”, “folixa” y “balagar”. Es la antología de Xosé Caveda y Nava, el gran poeta Xuan María Acebal. La traducción del “Evangelio de San Mateo” hecha por el obispo Fernández de Castro. Es Constantino Cabal, Teodoro Cuesta, el erudito poeta Padre Galo. Nené Losada, Antón García y Fierro Botas. Lourdes Álvarez, Esther García, Xuan Bello. Sánchez Vicente. Pablo Texón y Vanessa Gutiérrez. Piñán y García Arias.

Es “Conceyu Bable”, Texuca y los Boletines y colecciones de la Academia de la Llingua. Son innumerables los episodios vivos vinculados a esta lengua –en sus hablas–, tesoro etnográfico e instrumento de futuro: son docenas los investigadores asturianos que han publicado sus tesis en asturiano, la música folk asturiana es fuente de prestigio, marca de calidad e inserción en el mundo románico y céltico. El nacionalismo de campanario se cura viajando, pero recordemos también la lapidaria frase jovellanista de “son demasiados los extranjeros en su propia patria natal”.

Esa negación insultante del romance asturianu y de su progresivo e histórico reconocimiento pleno, democrático y garantista en una sociedad plural y diversa, de derechos humanos y dentro de un Estado de las autonomías –realidad configuradora de la España realmente existente– sí que me parece “retro” y suspicaz, predemocrática y sin interés alguno por acercarse a una realidad lingüística, complementaria y minoritaria, pero sin la que no se puede entender el alma asturiana, su vida tradicional, idiosincrasia e historia, realidad democrática y sabor local.

Cartas

Número de cartas: 37532

Número de cartas en Septiembre: 171

Tribunas

Número de tribunas: 1742

Número de tribunas en Septiembre: 8

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador