La Nueva España » Cartas de los lectores » Arde un pulmón de la Tierra

Arde un pulmón de la Tierra

25 de Agosto del 2019 - Faustino Gómez Pérez (Gijón)

Si de mí dependiera, incluiría en el próximo Gobierno (que algún día tendremos) un ministerio de medio ambiente, cambio climático, aguas residuales, vertidos al mar, contra los incendios y los incendiarios, energías verdes, renovables, térmicas, solares, eólicas, o hidráulicas y cuantas otras haya; en fin, un ministerio con verdaderos profesionales en cada una de estas materias y no politiquillos de turno que solo están en los ministerios para figurar, cobrar un buen sueldo y que lo paseen en coches oficiales y salir de vez en cuando en los medios a decir “paridas y chorradas”.

Cuando se declara un incendio en cualquier lugar del mundo, tenemos que concienciarnos de que algo nuestro se está quemando. Sí, algo nuestro, porque el planeta Tierra es de todos nosotros, independientemente de dónde vivamos, de qué partido político o de qué equipo de fútbol seamos, es nuestra casa. A ver si nos enteramos de una puñetera vez y hacemos algo para que esto no ocurra, y poner remedio ahora que estamos a tiempo, porque el reloj corre en contra nuestra.

Sí, lo de los incendios es la mayor burrada presente. Tanto rigor en intentar controlar emisiones y con los incendios en Siberia, Brasil y el resto, como California, España o Portugal, estamos acelerando un cambio climático que nos lleva a una situación muy dura.

La Amazonia, pulmón del planeta, tesoro de la biodiversidad irreemplazable, ecosistema vital para el mantenimiento de los flujos de agua, oxígeno, nutrientes marinos y carbono, fuente de maderas nobles, medicinas, frutos, lugar donde viven de manera sostenible millones de seres humanos y no humanos, uno de los últimos grandes bosques, el más grande hasta ahora, ecosistema vital para la regulación de la temperatura y los flujos del agua en el planeta Tierra.... va a ser reemplazado por una asquerosa plantación de soja para que los cínicos occidentales puedan seguir engordando y diciendo que no hablamos con propiedad porque los ríos no arden. (El Amazonas es un río). Sí, claro, ya lo sabemos, pero lo que arde está a su lado a partir de la orilla.

Cada vez el hombre “moderno” es menos consecuente, ya que se autocastiga con estos hechos, díganse incendios en esta ocasión, la acción del hombre sobre la naturaleza es criminal, a unos pocos les importa poco las necesidades de los demás, anteponiendo a ellas sus intereses particulares o de grupo; de todas formas, la mayoría de gente hace oídos sordos a las predicciones que se hacen, tanto desde el ámbito científico como del humanista.

Los que andáis siempre con esa maldita “duda escéptica” (sobre todo, algún mandatario político) cientificista cargaréis con la responsabilidad por todas las barbaridades que vuestro cinismo está permitiendo y edulcorando.

Cartas

Número de cartas: 28911

Número de cartas en Septiembre: 115

Tribunas

Número de tribunas: 1469

Número de tribunas en Septiembre: 5

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador