La Nueva España » Cartas de los lectores » El drama de ser un discapacitado en Asturias

El drama de ser un discapacitado en Asturias

1 de Octubre del 2019 - Iván Delgado Gayoso (Oviedo)

Soy un ciudadano de 46 años que hace algo más de dos años sufrí un accidente deportivo que me ocasionó graves secuelas.

Una tetraplejia que me provoca una discapacidad del 90%, dependencia de terceras personas, y la jubilación tras 25 años de oficio.

¿Esto es un drama? ¡Pues claro que sí!, tanto personal como familiar, pero está en nuestra mano superarlo y seguir con nuestras vidas. Con nuestra fuerza y la ayuda de familiares y amigos lo superaremos… lo que desconocíamos era lo que nos esperaba a partir de entonces, el verdadero drama.

El verdadero drama, el gran lastre, es la relación con la Administración asturiana, que está tardando dos años en gestionar una resolución definitiva de mi estado. No puedo, por lo tanto, renovar algo tan banal, pero necesario, como la tarjeta azul de aparcamiento para personas de movilidad reducida, por lo que, con mi cuerpo paralizado, tendré que estacionar en plazas convencionales y mi esposa me arrastrará entre coche y coche para salir y entrar de mi vehículo. Ya tuve una tarjeta anteriormente que ya caducó, esa tarjeta tardaba tanto en ser concedida ya entonces que se pidió una provisional. ¿Cuál fue la contestación de la Administración? Que como no sufría una enfermedad terminal podía esperar con mi parálisis en casa, siendo denegada.

Pero es que tampoco puedo acceder a las ayudas a las que tengo derecho por ley y por desgracia, ya que el Centro de Valoración, en la plaza de América, me ha citado ya en dos ocasiones para sendas valoraciones porque parece ser que tres informes demoledores de instituciones como el HUCA, el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo y el Tribunal Médico de la Policía Nacional –trasladado desde Madrid decidiendo mi jubilación– no los anima a redactar y enviar una resolución definitiva. Ojalá todos fuéramos tan optimistas, pero por desgracia mi situación es la que es.

Realizar gestiones telefónicas resulta imposible ya que no atienden dichas llamadas en toda su jornada laboral o se pasan la patata caliente entre el Centro de Valoración y la Consejería de Servicios y Derechos Sociales.

Las gestiones en persona son igualmente infructuosas, recibiendo respuestas falsas sobre el destino de la resolución, sufriendo la ignorancia del procedimiento por parte del funcionario de turno, falta de personal y finalmente ¡la respuesta reina!, echar la culpa al alto cargo responsable del servicio o haciendo responsable al político de turno, invitándonos a que sea a ellos el destino de nuestras peticiones y quejas. Incluso echan mano de una falta de un Gobierno nacional estable, ¡por Dios!, cualquier excusa es buena. Pero si solo estamos hablando de un informe de dos folios que no son capaces de redactar debidamente y firmar por el funcionario responsable. Son cuestiones que un ciudadano no debería sufrir.

El caso es que este es el verdadero drama de un discapacitado en Asturias: la dejación de funciones y falta de empatía de la Administración asturiana y en concreto del Centro de Valoración de Discapacidad y la Consejería de Servicios y Derechos Sociales, citando con meses de espera, perdiendo resoluciones, negando soluciones y, en definitiva, abandonando a una persona tetrapléjica que, después de dos años, sigue siendo una persona sana ante la Administración a pesar de dos revisiones y la presentación de informes médicos independientes y coincidentes en la gravedad de su lesión. Soy consciente de no estar informando de nada nuevo, pero el compartirlo con quien crea conveniente leer estas líneas apacigua mi rabia.

Cartas

Número de cartas: 33459

Número de cartas en Septiembre: 262

Tribunas

Número de tribunas: 1614

Número de tribunas en Septiembre: 6

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador