La Nueva España » Cartas de los lectores » Tribuna » Ser Nadal y ser nada

Ser Nadal y ser nada

11 de Diciembre del 2019 - Manuel Javier López García

En los últimos días, el alcalde de Manacor, un tal Miquel Oliver, de un chiringuito político llamado “Mes per Mallorca”, ha venido criticando en diferentes medios de comunicación la Academia de Formación Integral que Rafa Nadal y su familia han ido haciendo realidad desde años atrás en Manacor. La crítica se basa en “un urbanismo a la carta”, lo cual no se entiende muy bien salvo que a este personaje, temporalmente alcalde de Manacor con el apoyo del PSOE y Podemos, le sienten mal los logros mundiales de su vecino Nadal. Y es que este personaje, que al parecer es técnico en prevención de riesgos laborales –apunta a futuro sindicalista de carácter independentista–, incurre para su desgracia en un vicio muy español –según dicen– como es la envidia, porque o es legal o ilegal, no hay nada “a la carta” para el ciudadano normal, únicamente para politiquillos que tanto pululan en estos tiempos como al que me refiero.

Conociendo solo en términos generales dicha Academia y sus fines, que van mucho más allá de que surjan tenistas procedentes de todo el mundo, se centra en un modelo de formación que debería ser el existente en España y en cualquier otro país que desee generaciones futuras sólidas y que sepan valerse por sí mismas en la vida, pues a la vez estudian, se forman y aprenden a superar las dificultades de todo orden que presenta la vida. Pues bien, a este personaje muy conocido en su casa le sienta mal este proyecto muy probablemente porque no pueda “mangonearlo” por ser de carácter privado. Mira, Miquel, tú que dices pretender un “Manacor más feliz”, dedícate por ejemplo a ayudar diligentemente a los afectados por las inundaciones de hace bien poco tiempo y digiere tu envidia, pues de lo contrario tu salud se verá perjudicada más tarde o temprano.

Porque es que resulta que Rafael Nadal Parera se considera a sí mismo un chaval de pueblo, de ahí que resida en su pueblo y pague parte de tu sueldo de alcalde de Manacor, además de los impuestos correspondientes, como todo el mundo, pero sintiéndose un chaval de pueblo, en este caso de Manacor. Y es que la figura de Nadal va mucho más allá de sus históricos triunfos tenísticos, porque es una lección presente y para futuras generaciones de lucha contra las adversidades de todo tipo que se presentan en la vida y que sirve de genuino ejemplo para esas futuras generaciones sobre cómo afrontar y superar dichas adversidades y obstáculos que desde niños todas las personas debemos afrontar, todo ello a base de esfuerzo, trabajo y confianza. Como soy asturiano no excluyente, y como se autodenomina el cirujano valenciano Cavadas –otro ejemplo de vida de trabajo y honradez–, Nadal es “un salmón”, pues lucha contracorriente en un mundo en el que lo que se lleva es lo acomodaticio y los politiquillos trepas que de no ser de la política no tendrían otro modo de vida. Así que, adelante “Nadal-Salmón”.

Cartas

Número de cartas: 30291

Número de cartas en Enero: 164

Tribunas

Número de tribunas: 1510

Número de tribunas en Enero: 6

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador