La Nueva España » Cartas de los lectores » Sepia y horizontes

Sepia y horizontes

26 de Enero del 2020 - José Luis López Tamargo (Oviedo)

Decía Rilke, el poeta simbolista en lengua alemana, que la patria auténtica del ser humano palpita en la infancia, de donde somos arrojados por los avatares y exigencias de la vida, en flujo incesante.

Mis recuerdos son recuerdos de un mundo que ya no guarda demasiada relación con el actual.

Mi memoria recuerda a mis abuelos y aquella Asturias del amable dibujante Alfonso, una región brava en un país que anhelaba un cambio. En su día me impactaron "Novecento" y Darth Vader. Joyas del cine español como "El espíritu de la colmena" y "El Sur"; también dejó huella en mi ser "Los Santos Inocentes", de Mario Camus. Pronto llegaría la generación de mods, levis y jevis, de ordenadores personales, aerobic, con un acceso masivo a la educación, resultón ascensor social; con aprendizaje masivo de lenguas modernas, colonización de la tele y la cultura del videoclip.

Movidas y modas urbanas, en una sociedad de éxodo rural y apiñamiento en barrios-dormitorio.

Sin olvidar a aquel crío católico que era yo, inquieto lector, tradicional y muy ecléctico a la par, señalaré el éxito de "Historias del Kronen" y de los excesos de la "ruta del Bakalao", los inicios del "culto al cuerpo". Personajes como "el cojo Manteca" o Gurruchaga se hicieron bastante famosillos. España adoptaba el discurso de la Europa soñada por Ortega. Los partidos políticos vertebraban el país, pero empezaban a desvelarse no pocos casos de irregularidades, arribismo y corrupción bajo sus alfombras. A aquella generación ochentera ya le resultaba ajena el progre jipi de trenka y póster de Karl Marx en la pared del cuarto. Aquellos chavales de la izquierda surgida de los scouts y las parroquias, formadores de las primeras asociaciones vecinales, profundamente idealistas y creyentes en la política como panacea, se comprometieron como modernizadores y ampliadores de derechos, gestores de una socialdemocracia exitosa, de voto humilde y actuaciones rodeadas de focos y escoltas. Hubo formas de marxismo atroces y criminales, pero el heroico PCE fue en España un movimiento aglutinante y pluralista, de lucha por las libertades, en tiempos de cierta represión, garrote vil y cárcel. "Liberal" es palabra originalmente española y, en cervantino castellano, significa de ánimo generoso, respetuoso y tolerante. Es maravilloso que haya calado en todos nosotros un espíritu civilizado liberal. Que la historia no retorne cual venenoso bumerán, cuando la mayoría de los discursos son producto de la sobreactuación pasional. Y nadie afronta los retos de la robotización, la decadencia demográfica. La reconfiguración territorial de España, que podría salvar un poco los muebles, el cuidado y mimo de los lazos humanos reales, avasallados por lo virtual y los "empantallamientos". El desarrollo ecológico, sostenible e inclusivo del XXI.

Cartas

Número de cartas: 37533

Número de cartas en Septiembre: 172

Tribunas

Número de tribunas: 1742

Número de tribunas en Septiembre: 8

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador