La Nueva España » Cartas de los lectores » Lo que el viento se llevó

Lo que el viento se llevó

6 de Marzo del 2020 - José Luis López Tamargo (Oviedo)

Es mi humilde parecer que la teoría atemporal de los “caracteres nacionales” es muy enjuiciable y tal vez no resiste la prueba de evolución de los tiempos. No obstante, autores como José Varela Ortega (“España, un retrato de grandeza y odio”), Borja Cardelús (“La civilización hispánica. El encuentro de dos mundos”) y, por supuesto, la polémica historiadora Elvira Roca Barea ahondan en intentar dar lustre, sin complejos, a lo español e hispánico como conjunto de rasgos culturales y civilizatorios de una España que abrió rutas globales y sincréticas, originales. Fruto del legado hispánico son el Camino Real, los fortines y el Barroco, las auténticas odiseas de Cortés, Ponce de León, Núñez de Balboa, Cabeza de Vaca, Hernando de Soto, Vázquez de Coronado, Orellana y Valdivia. Hubo cultura humanista renacentista en plena selva, galeones que conectaban Acapulco con Filipinas, universidades y hospitales, el Inca Garcilaso y Sor Juana Inés de la Cruz. También plagas de tifus, peste y viruela, arcabuzazos. Esclavitud, crueles escarmientos y próceres. La Controversia de Valladolid, la Escuela de Salamanca, Bartolomé de las Casas, Malinche, un Vasco de Quiroga o un Antonio de Montesinos, Fray Bernardino de Sahagún, Celestina Mutis. La lengua española injertada en las Indias, imponentes ciudades Patrimonio de la Humanidad como Arequipa, Cartagena, Campeche, Quito, Puebla. Los catalanes en el Caribe, antiguos centros gallego y asturiano de La Habana, la “Quinta Covadonga” habanera, los indianos y su legado benéfico. Hay quien quiere ver lo hispánico como una unidad y una categoría étnica aparte, distorsionada por atavismos folclóricos, antropológicos y topicazos. En América, el peso de herencias hispanas que dieron lugar a García Márquez, Isabel Allende, Borges, Vargas Llosa, León Portilla, Octavio Paz, en un crisol de raíces criollas, amerindias, africanas. En España, la realidad de un país avanzado europeo, encrucijada de caminos, solar de antiguas civilizaciones y hoy estable, pacífico, global. Cordialidad cercana, en una España que también patenta, fabrica, investiga y es ciencia, cultura. España es Europa, Mediterráneo y Atlántico, cultura occidental mediterránea. Una nación muy contemporánea, líder en trasplantes médicos, tradicional y posmoderna, con diversos sentimientos de pertenencia. La realidad no es un relato, pero se puede constatar de modo claro el buen hacer de nuestra democracia parlamentaria y social homologada, la apertura europeísta y la trabajada, efectista fachada de pertenencia al Primer Mundo. España es una sociedad muy promotora de los avances de la mujer y las minorías de todo tipo. Un país hoy con políticas intervencionistas y más oportunidades, aunque los jóvenes se emancipan tardíamente, siendo el mercado laboral precario y muy dual. Es nuestro país una democracia plena, en el puesto mundial 19 en cuanto a calidad. Un espacio de convivencia y avances, dentro de lo que es la crisis de los viejos valores de Europa.

Cartas

Número de cartas: 37533

Número de cartas en Septiembre: 172

Tribunas

Número de tribunas: 1742

Número de tribunas en Septiembre: 8

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador