La Nueva España » Cartas de los lectores » Alemania cultural

Alemania cultural

11 de Julio del 2020 - José Luis López Tamargo (Oviedo)

Hablar de Alemania es hablar del país más poblado de la Unión Europea, uno de sus motores económicos y un destino ideal para los amantes de la cultura. Alemania ha manifestado en el arte, la música, la filosofía y la reforma religiosa su caudal vitalista y su energía espiritual. Son los actuales alemanes heterogéneos: de Munich y Bremen, librepensadores o tradicionales, turcos, burgueses o del Este. Existe una Germarúa prusiana, sajona y fuertemente bávara; docenas de identidades regionales en un territorio de naturaleza netamente federal y hasta hace poco dividido por el Telón de Acero y las huellas atroces del pasado nazi. Si hay un país –Ave Fénix– de naturaleza romántica, idealista y trágica es Alemania, que vio cómo el Luis II de Baviera dilapidaba su fortuna, construyendo castillos de cuentos de hadas y adquiriendo obras de arte de modo delirante.

Sajones, francos, alemanes, bávaros, turingios y burgundios desempeñaron un papel fundamental en la caída del Imperio Romano, aunque los romanos también fundaron en territorio de "Limes" ciudades como Colonia, Augsburgo o Coblenza. Carlomagno, de estirpe franca, será el origen más remoto de la Unión Europea. Otón I creará el Sacro Imperio Romano Germánico.

Convertidos en jocosos campesinos de kermés, mercaderes, caballeros teutónicos o benedictinos, cultivadores de viñedos y de buena cerveza, la Hansa se extenderá y florecerán burgos industriosos con leyendas como la del flautista de Hamelin y cuentos populares que recogerán con enorme cariño los hermanos Grimm. Lutero será nacionalista y traducirá la Biblia al "alto alemán", sentará las bases de la separación total de Roma y dará lugar a una mentalidad cristiana exigente, fideísta neopaulina, de “sacerdocio universal” y de pretendida depuración de todos los elementos cristianos no bíblicos. Su irrupción en la historia dará lugar a la mentalidad reformada, las guerras de religión, al principio principesco “Cuius regio, eius religio”. Extensas zonas de la Alemania meridional permanecerán católicas y de maravilloso barroco. Sajonia y Turingia representan el corazón cultural alemán, dos apabullantes regiones de historia y arte. Baviera, con su paisaje alpino, y sus lagos es una de la regiones más conocidas. En ella perduran el uso del traje típico y algunas de las viejas costumbres. Alemania es tecnología, ciencia, industria. Frankfurt, Berlín –espléndidamente renovada y ecléctica–, Bonn y la brumosa Hamburgo. Pero también la región boscosa de la Selva Negra y la zona del Mar del Norte. Ciudades monumentales como Nuremberg, Heidelberg, Gottinga, Würzburgo, Dresde, Baden-Baden o Friburgo son preciosas. Alemania es ejemplar en cuanto al derecho de asilo y hoy de "Ius Soli". Un referente en la tutela judicial de los Derechos Humanos. Es la patria de Gropius, Einstein, Kant, Bach, Beethoven, Brahms. Goethe, la gran canciller Merkel, el inefable Hermann Hesse y los buenos de Willy Brandt, Helmut Kohl y Claudia Schiffer. Alemania, "el corazón de Europa”, un país de salchichas, "gemütlichkeit" y ecología.

Cartas

Número de cartas: 37532

Número de cartas en Septiembre: 171

Tribunas

Número de tribunas: 1742

Número de tribunas en Septiembre: 8

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador