La Nueva España » Cartas de los lectores » Mister Marshall: dame tus espejitos de colores

Mister Marshall: dame tus espejitos de colores

1 de Marzo del 2021 - Javier Arjona (Siero)

Por “amazonización de las condiciones de trabajo” han bautizado los sindicatos la imposición de unas relaciones laborales que enanizan los derechos conseguidos en muchas décadas de luchas obreras y sociales.

En una aproximación a lo que supone la imposición del “hombre más rico del mundo” en los territorios españoles, Cultural La Ciudadana participaba de un conversatorio donde abogados, obreras y obreros, docentes universitarios y representantes del pequeño comercio local se adentraban en los entresijos “del modelo” que se está imponiendo con la colaboración acrítica de las autoridades autonómicas y locales, que ¿debieran? estar defendiendo los derechos esenciales de trabajadores, de usuarios, del comercio de cercanía, del medio ambiente o del diseño “desordenado” del área metropolitana de Asturias.

En tanto que las alcaldesas de París, Barcelona o Xixón han posicionado públicamente la preocupación por el comercio de cercanía, testimonios “desde dentro” de quienes trabajan en el “monstruo” comparten la explotación hasta derrengarse que padecen, y la facilidad otorgada para expulsarles de su precariedad, si protestan, si se afilian a algún sindicato, si se descuidan cinco minutos más en el baño.

¿Estamos abocadas a “salvar el capitalismo” a través de modelos de amazonización o estamos en condiciones de trascender ese capitalismo de concentración máxima de ganancias y de imposición de modelos de vidas limitadas?

¿Hace falta una evaluación de impacto estructural, cuando una de las estructuras del gigante yanqui llega a nuestro territorio?

Frente a la propaganda abusiva de que a partir de ahora “vamos a atar a los perros con longanizas”, ¿hay opciones para informar adecuadamente a los colectivos y a las personas por si nos estamos metiendo en la boca de un lobo hambriento?

Dijeron que hay 30 centros implantados, y que el crecimiento de otros es vertiginoso. ¿Es eso saludable incluso en términos de capitalismo depredador?

Dijeron en otro debate auspiciado en El Llavaderu que no estaba, todavía, en la distribución alimentaria, pero este sábado, “desde dentro”, compartieron que sí, que ya están funcionando en nuestro territorio ramas distributivas de comida “Fresh”… y entonces, además del destrozo de soberanías energéticas, ¿cuánta va a ser la destrucción de nuestra escasa soberanía alimentaria?

Se asume que es la mayor y más descarada empresa antisindical. ¿Pero en nuestro país no era el derecho a asociarse sindicalmente uno de los respetados en la Constitución? ¿Respeta esa nuestra Constitución una empresa que te pone carteles en los baños para desprestigiar a los sindicatos y amenazarte sutil o abiertamente si entras en esa consideración de “obrero”, en vez de la engañifa de “asociada”? ¿La vulnera o no cuando sus trabajadoras/es acaban reventadas/os física y psicosocialmente?

Han dicho también quienes están dentro que su comportamiento es de secta, y que allá donde todavía no está todo robotizado las robotizadas son las personas que trabajan para el multimillonario.

¿Y en la aplicación de la ley?, ¿por qué lo hacen nuestras autoridades a favor de una empresa foránea y no a favor de nuestra ciudadanía?

Que es el mayor contaminador del mundo, con “el movimiento” que produce y las energías que requiere y los efectos de emisión de gases que produce: ¿y nos cargamos asimismo las expectativas de que la agenda 2030 sea cumplimentada en Asturias, en Europa?

El modelo de deshumanización, de extorsión fiscal, el modelo que hay detrás de “los caramelos” con que están “convenciendo” a nuestras autoridades, ¿es el que queremos, es irremediable su imposición o existen alternativas para detener este desastre de incalculables consecuencias en el aumento de las desigualdades y las injusticias sociales?

Cartas

Número de cartas: 39751

Número de cartas en Mayo: 272

Tribunas

Número de tribunas: 1841

Número de tribunas en Mayo: 5

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador