La Nueva España » Cartas de los lectores » La nueva sociedad

La nueva sociedad

27 de Mayo del 2021 - José Luis López Tamargo (Oviedo)

Inmersos de pleno en la vorágine de la revolución tecnológica y científica, está claro que muchas mentalidades se han quedado ancladas en el siglo XIX y sus ideologías. Pero no es raro ni tan faltamente nocivo: nunca antes en la historia de la humanidad tuvo lugar un análisis prospectivo de tantos datos acumulados; tantas demoscopias de estilos de vida, opiniones y mentalidades; convivencia de nativos grupos humanos locales y migrantes mundiales, opiniones de especialistas y expertos, junto a comentarios realmente salvajes y selváticos en las redes sociales. A trazos muy gruesos, hay cosmovisiones primitivistas o de idealización de un pasado natural, idílico y no contaminado por “la maldad del progreso”, apocalípticos (negacionistas y conspiranoicos varios) u ortodoxos acomodados a conceptos tan atractivos como evanescentes, del tenor “calidad de vida”, “cultura de los algoritmos”, “economía digital”. Hoy, que el lenguaje matemático es “el lenguaje”, donde lo único que existe es un presente muy ansioso volcado hacia el futuro y se ha dejado de experimentar espontánea alegría sin necesidad de psicofármacos, sería interesante tomar conciencia de sesgos culturales, manipulaciones y de la siempre inquietante antropología de un capitalismo extremo interiorizado. Las utopías eran interpretaciones de las sociedades en clave colectivista y fundadas en el mito de un modelo social perfecto, esto es, totalitario y controlador.

Las distopías son representaciones ficticias de un futuro con rasgos negativos y catastrofistas, aunque no dejen de apuntar y sugerir situaciones que, igual, ya se están dando en la realidad diaria.

En este sentido el historiador y escritor Yuval Noah Harari peca de pesimista, mientras que Steven Pinker es un preclaro defensor de la ilustración, del optimismo racional comparado y el humanismo progresista. La verdad es que nos morimos de tedio y ahí está la “Retropolítica” para demostrarlo, con sus inyecciones de dopamina y dialécticas del frentismo agresivo y populista. No recordamos la lección. Tecno-optimistas y humanistas clásicos tendrían que converger totalmente en algo original. De tanto querer ser tan “diferentes” y únicos, cada vez vivimos más en compartimentos estancos. Nuestra sociedad es una nueva sociedad, con un 80% de nichos de empleo aún por consolidarse: automatización, microchips con infinitas aplicaciones, envejecimiento y natalidad irrisoria, vivencia del yo a través de espacios virtuales, que no exigen más que un clic y un perfil idealizado, conservacionismo de lo que merece la pena conservar, por aportar “valores posmaterialista” (Inglehart), nuevo humanismo universal de “un solo planeta, una sola humanidad diversa”. “Todos hermanos”, del Papa Francisco analiza la mentalidad contemporánea del descarte.

Con comprensiones poco actualizadas y emociones exaltadas e ideológicas, cultivadas en sociedades cínicas y desconfiadas, anestesiadas y frágiles, vamos a parar a un callejón sin salida.

Y eso nunca nos haría más felices, con más oportunidades de todo tipo, cooperativos y realizados como personas, más allá de roles de usar y tirar.

Cartas

Número de cartas: 37532

Número de cartas en Septiembre: 171

Tribunas

Número de tribunas: 1742

Número de tribunas en Septiembre: 8

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador