La Nueva España » Cartas de los lectores » Elecciones de infarto en Perú

Elecciones de infarto en Perú

8 de Junio del 2021 - Javier Arjona (Siero)

También en Perú se "juegan" el medio ambiente, cuyo "día internacional", aquí en la metrópoli, era secuestrado en buena parte por las empresas y sus propagandas, mientras que las acciones en su defensa fueron casi completamente tapadas.

Es decir, otra vez, los victimarios autoensalzados.

Algo similar ocurre en el Perú, en cuyo escudo destaca el cuerno de la abundancia, pero la desigualdad es galopante, y las empresas extranjeras siguen dominando el cotarro.

Fue allí, en esa república, en la que aconteció lo de Bagua un 5 de junio. https://indixenas.com/2021/06/05/12-anos-de-la-masacre-de-bagua/

¿Y en la segunda vuelta de las presidenciales el día después del "medioambiente", entre Castillo y Fujimori?: El profe, sin dudar.

Empate técnico en las encuestas, movilizaciones intensas anti-Fujimori y apoyo decisorio de las corporaciones mediáticas a la hija del dictador encarcelado.

¿Qué votaron este domingo las peruanas y peruanos?

Los modelos en disputa están en las antípodas, la "limpieza" de ambas candidaturas también.

Extractivismo y neoliberalismo al límite es lo que defiende Keiko, que ha pasado ya dos veces por la cárcel y tiene pendiente otro juicio por corrupción (del que podría salir impune si hubiera ganado la presidencia) en el que piden muchos años de cárcel, y por el cual "no ha podido" salir del país, para hacerse la foto en directo con Vargas Llosa, el personaje antiindígena y tránsfuga que perdió elecciones ante su padre, y que ahora abanderaba un apoyo vergonzante a la hija, que ha sido en otros periodos líder decisiva en la mayoría del Congreso, que después ha perdido fuelle, pero que tiene "base social" aumentada por el clientelismo que su padre dejó instalada en la sociedad peruana pese a sus crímenes que le llevaron a la cárcel.

En polo opuesto el profe Castillo no tiene trayectoria política, sí ha sido líder sindical del magisterio en la penúltima huelga exitosa, está ligado a las rondas campesinas, que aunque lleven ese nombre de "campesinas" (en Perú el Gobierno progresista de Velasco Alvarado dejó alterado y desvirtuada la denominación campesina-indígena) tiene raíces profundas en las comunidades indígenas, lleva el mismo tipo de sombrero de ala ancha que vemos a la activista anti gran minería doña Máxima Acuña (premio Goldman ambiental, igual que Berta Cáceres), procede del mismo departamento que doña Máxima, Cajamarca, donde los españoles asesinaron (y traicionaron) a Atahualpa, tras el episodio de la habitación llena de oro, representa los anhelos de las mayorías en los departamentos de todo el Perú, menos en Lima.

Porque Lima "es diferente" y en confrontación histórica con el resto del país, y porque Lima tiene una proporción altísima de población y, por lo tanto, de votos.

Ha pasado que "la sorpresa" de que una primera vuelta de dispersión de candidaturas, y tras los avatares políticos precedentes de cambio de Congreso a mitad de mandato y de personajes en el sillón presidencial de forma sucesiva, algunos motivado por corrupción, otros debido a las movilizaciones de rechazo, haya llevado a esta situación de "clarificación" intensa en la segunda vuelta:

Puede que no te convenza Castillo, pero votar a la hija, presuntamente corrupta, del dictador encarcelado al que ella promete liberar arrecia las polaridades.

Puede que seas de derechas en lo ideológico, pero meterte a apoyar a un personaje con trayectoria ya marcada en la extrema derecha sería como exagerar en los aspectos menos democráticos de un país tan marcado todavía por aspectos colonizadores.

En tal contexto, "las fuerzas oscuras", el militarismo poderoso en el Perú, los intereses económicos extranjeros, la desigualdad extrema, los entramados mafiosos, el dudoso atentado y masacre en la zona de producción cocalera, los señalamientos insultantes y racistas, han convivido en la campaña con los propios "debates" televisados entre Keiko y Pedro, con el virus galopante y las desatenciones disímiles en la población, con la pobreza y las violencias diversas en la capital, lo que inducía a descreer que las encuestas, siempre interesadas, volverían a equivocarse como lo hicieron en la primera vuelta.

La polarización electoral, sin embargo, algunas ventajas tiene: "nuestra gente", las organizaciones populares, las de víctimas de la violencia, las comunidades indígenas, los sindicatos, la parte mayoritaria de la juventud, han dejado clara su opción por el "Keiko Nunca Más", y han naturalizado una unidad de voto con el profe, que ojalá se convierta en programa unitario en el nuevo gobierno que comience a finales de julio.

Y el profe, "tranquilo", podría liderar un periodo históricamente diferente en el Perú de Costa, Andes, y Selva. Incluida la nueva Constitución reclamada, que sustituya a la impuesta por el fujimorismo: No se nos olvida la peripecia de la que fuimos testigos. (*) Era la "campaña" por la constitución fujimorista y coincidimos con un mitin esperpéntico de Fujimori en Puno. Era cuando el obispo (posteriormente cardenal) Cipriani defendía la pena de muerte. Era cuando Fujimori había disuelto el Congreso, había intervenido el Poder Judicial, el Ministerio Público, la Contraloría, el Tribunal de Garantías Constitucionales y los gobiernos regionales. En tales condiciones, ¿era legítima la votación, válidos los resultados?

Pese a todo ello, vimos a un Fujimori ataviado con poncho serrano corretear por las calles de Puno, sin pronunciar ningún discurso que durara más de un minuto, vimos que la gente le correteaba y le insultaba, vimos un camión de bomberos que acompañaba a la comitiva que se incendiaba, vimos muchas risas y detalles tragicómicos, para que oficializara un resultado de poca diferencia de voto entre el sí y el no, y desde luego con el rechazo a la constitución impuesta al menos en el departamento de Puno.

Sin embargo, esa ley mayor tenebrosa en su origen ha tenido que ser soportada por casi 30 años.

Cipriani, del Opus, ha muerto (políticamente: se dice que tendría impedimento de regresar a Perú), Fujimori padre está en la cárcel, pero su hija (supuestamente convertida en cristiana evangélica en la prisión) amenazaba con recuperarle, a él y a sus políticas, gracias a los apoyos empresariales y a la imposición del miedo a la población.

Que un modestísimo maestro rural haga frente a todo ello no deja de ser una gran epopeya, un conato de rebelde descolonización.

La votación, inmensa, de hasta el 90% en las zonas de conflicto minero, por el profe, así como en todo "el Perú profundo", en las ruralidades, en las comunidades, en el movimiento indígena y campesino, indican un cierto "cerco a Lima", un reconocimiento a "Todas las sangres" (novela de José María Arguedas, impugnado por las élites blancas), un cierto regreso de las culturas incaicas-andino amazónicas, si es que la tesitura de gobierno hace propicias medidas perentorias para reconocer y respetar las pluralidades culturales y políticas en la República del Perú.

Para lo cual hará falta "propiciar el pachakuti", el periodo de transformaciones profundas que la tierra de Mariátegui y Micaela Bastidas Puyucahua necesita con urgencia.

(*)Viaje de Cuendy-Milio-Arjona 1993 https://moldeandolaluz.com/luzytinta/peru-cerca-del-cielo-lejos-del

Cartas

Número de cartas: 36659

Número de cartas en Junio: 126

Tribunas

Número de tribunas: 1708

Número de tribunas en Junio: 1

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador